Fina Santiago y Biel Barceló, ayer en el Parlament.

28

El PSM-Iniciativaverds-Entesa (PSM-IV-Entesa) abrió ayer el curso político con una propuesta de reforma para recortar los gastos del Parlament sin reducir el número de escaños y que iría acompañada de un cambio en la Ley Electoral de Balears y de una fórmula para fomentar la participación directa de la ciudadanía en los debates de la Cámara.

Entre las cuestiones que pretende abordar la coalición liderada por el PSM a lo largo de la legislatura figura una nueva articulación de las dedicaciones exclusivas o plenas para que diputadas y diputados con otros ingresos no puedan acogerse a esta fórmula. Entienden que ahorrarían un millón de euros.

Biel Barceló, portavoz del grupo, explicó que la reunión mantenida esta semana por el grupo Socialista y la presidenta del Parlament, Margalida Durán, se limitó a abordar cuestiones que sólo interesaban al PSIB (como la creación o no del Grupo Mixto) sin llegar al fondo del asunto.

Supresión de dietas

La portavoz del grupo Popular, Mabel Cabrer, valoró inmediatamente la iniciativa Lo hizo para dejar claro que no tendría su apoyo: afirmó que el PSM «sólo hace propuestas que no le afectan» y que «evidencian que no creen en la política de austeridad de las administraciones públicas», algo que «ya demostraron cuando gobernaban, con el hecho de nombrar a dos gerentes en la misma empresa o no reducir el número de consellerias ni de empresas públicas».

Cabrer, que insistió en recortar los escaños pese a que muchos cargos del PP se oponen en privado, recordó que durante este mandato se han reducido los sueldos un 15 %.

El PSM, además, propuso que los consellers del Govern no cobren una dieta de hasta 220 euros cada vez que asisten a un pleno.