José Ramón Bauzá, durante el evento. | P. Pellicer

64

El regimiento Palma 47 celebró ayer la festividad de la patrona del arma de Infantería, la Inmaculada, en el acuartelamiento Jaime II. Presidió la celebración el comandante general de Baleares, Adolfo Orozco, y asistieron a la misma un millar de personas, entre las que se encontraban las principales autoridades de las Islas encabezadas por el president del Govern, José Ramón Bauzá; el presidente del Parlament, Pere Rotger; la delegada del Gobierno, Teresa Palmer; el alcalde de Palma, Mateo Isern; el conseller d’Agricultura, Biel Company, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Antonio Terrasa. Entre las autoridades militares se encontraban el delegado de Defensa, coronel Manuel Fernández-Roca Teigell; el jefe del Sector Naval, José María Lavilla; el jefe del Sector Aéreo, Víctor Manuel Navarro, y el jefe de la Zona de la Guardia Civil de Balears, Basilio Sánchez Rufo.

La celebración comenzó con puntualidad y a lo largo de hora y media se fueron realizando los actos previstos, como la imposición de condecoraciones a personal civil y militar, jura de bandera del personal civil y homenaje a aquellos militares que pasan a la reserva. La alocución del coronel del Regimiento, Pedro Martínez, dio paso al homenaje a los caídos que dieron su vida por España. Finalmente, se celebró un desfile de las tropas a pie y de vehículos Vamtac y Aníbal pertenecientes al Regimiento.

Finalizado el acto, el comandante general, Adolfo Orozco, valoró la misión de las tropas de la Comandancia General de Balears como muy positiva: «Han realizado un gran trabajo y el mismo se ha cumplido a la perfección».