Cientos de personas recorren las calles de Bunyola en pijama, calzoncillos y divertidas y originales prendas interiores en la VIII Correguda en Roba Interior. | Julián Aguirre

28

El humorista mallorquín Agustín Martínez ‘El Casta’, con su personaje más popular, Lorenzo Llamas, ofreció el pregón de la VIII Correguda en roba interior que se celebró ayer por la tarde en Bunyola, dentro del programa de actos de las fiestas de Sant Mateu. Lorenzo Llamas, natural de Bunyola y conocido latin lover, cautivó con su pregón, interrumpido en varias ocasiones por aplausos. La plaza principal de Bunyola se quedó pequeña en esta octava edición. Y es que, ya no son los vecinos de Bunyola los únicos que se disfrazan; gente de otros pueblos de la Isla acude a esta divertida Correguda en Roba Interior.

Ataviadas con pijamas, camisones, saltos de cama, ligueros, etc, las mujeres despertaron sensación, mientras que los chicos, mucho más atrevidos, se decidieron por originales disfraces, siempre con cuanta menos ropa mejor.

Entre los más atrevidos, cuatro jóvenes que sólo tapaban sus vergüenzas con un osito de peluche. Otros trataban de vacilar con un gran ‘paquete’, rellenando lo que su minúscula prenda no llenaba. Un grupo de nazarenos aparecieron con capirotes y una especie de ‘taparrabos’, pero no llegaron a escandalizar a los más mayores del pueblo. Otro de los divertidos participantes en ropa interior fue una señora que lucía una dorada corona de rey, un rifle en una mano y un elefante de peluche en la otra. Entre los grupos más numerosos, una decena de chicas con enormes pelucones blancos, exuberante escote y pronunciados labios parodiando, con cariño, a la duquesa de Alba.

Mucha imaginación entre los participantes, como la de un pistolero, luciendo su estrella de cherif y lencería fina de mujer. Los miembros de la batucada de Bunyola amenizaron la fiesta, en la que corrieron litros de cerveza y derroche de alegría. Lo de menos fue recorrer el casi un kilómetro de distancia, y entrar primero en meta, ya que la mayoría se dedicó a lucirse como en plena Pasarela Cibeles. En definitiva, una original celebración que cada vez reúne a más gente y poco a poco se va consolidando con mucho humor y poca ropa.