El alquiler turístico de viviendas es generalizado en las Islas. | Joan M.M.

2

El Parlament aprobó ayer, con los votos a favor del grupo parlamentario popular, en contra del PSOE y la abstención del PSM, una iniciativa del grupo parlamentario popular en la que se insta al Gobierno del Estado a impulsar las medidas legislativas necesarias para la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), una vieja reivindicación del sector turístico balear reglado para así acabar con la oferta turística ilegal y el fraude fiscal que se comete.

La iniciativa aprobada indica que dicha modificación de la LAU se tiene que hacer para que «defina claramente el concepto de arrendamiento de temporada, limitando de forma especifica el uso turístico, para que las comunidades autónomas puedan ejercer sus competencias en esta materia».

Durante la celebración de la Comisión de Turismo, el diputado popular, Miquel Jerez, destacó que la Ley de Arrendamientos Urbanos no hace distinciones entre el arrendamiento de temporada y el uso turístico de viviendas, «ampara la comercialización de estancias turísticas que escapan a las exigencias y controles de calidad administrativos mediante un simple contrato de arrendamiento por temporada», explicó.

PSIB

El diputado del PSIB, Jaume Carbonero, explicó que la votación en contra de su grupo parlamentario contra esta iniciativa se debe a que es «un tanto confusa, tal y como la defendido el PP, ya que sólo se circunscribe a viviendas unifamiliares en suelo rústico, cuando lo lógico es que se haga extensiva a otro tipo de viviendas, ya que el objetivo es evitar el actual fraude generalizado en los alquileres turísticos».

Carbonero añadió que el Govern se debe de comprometer a inspeccionar con la Agencia Tributaria este tema y llegue hasta el final. Asimismo, califica de «brindis al sol» el hecho de solicitar a Madrid que modifique la LAU, con una visión limitada de esta normativa.