El obispo de Mallorca, Jesús Murgui, y la presidenta del Consell de Mallorca, María Salom. | Consell de Mallorca

11

«De Mallorca guardaré un recuerdo imborrable», ha afirmado hoy el obispo de la isla, Jesús Murgui, quien deja este cargo para dirigir la Diócesis de Orihuela-Alicante.

Murgui se ha despedido hoy de la presidenta del consell de mallorca, Maria Salom, quien ha agradecido al prelado la estrecha colaboración que mantiene la Diócesis de Mallorca con la institución insular, según informa esta última institución en un comunicado.

El obispo, que se despedirá de la sociedad mallorquina el día 23 en una misa en la Catedral de Mallorca, ha destacado la colaboración entre ambas instituciones en dos áreas: acción social y patrimonio.

De hecho, ha recordado que hace poco tiempo se firmó un convenio para la promoción y conservación del patrimonio artístico, cultural y patrimonial de la Iglesia de Mallorca.

Salom le ha agradecido la predisposición de la Diócesis para hacer posible esta iniciativa cultural, así como su labor en Mallorca durante los nueve años que la ha presidido.