Llit de la Mare de Déu Morta del Monasterio de la Concepció. | Joan Torres

10

La fiesta de la Asunción se vivió ayer con aires de gran solemnidad en el monasterio de la Concepción, de Palma, con motivo del traslado de la imagen de la Virgen al monumental Llit de la Mare de Déu, uno de los más espectaculares que se instalan en la Isla.

Un año más el montaje brilló con luz propia por su buena iluminación y el exorno floral logrado al máximo por las monjas a base de numerosas macetas de mirabeles ( bellveures ) y macetas de albahaca.

A las siete de la tarde numerosos fieles acudieron a la iglesia para asistir al acto mariano celebrado en la sala capitular del monasterio que estuvo presidido por el vicario de Sant Jaume, Toni Pons, junto al benedictino Donato Mollica y el diácono oratoriano, Jaume Ripoll.

Noticias relacionadas

Allí, depositada sobre un lecho bajo, bellamente adornado, se encontraba la imagen de la Virgen, una talla del siglo XVII, de sereno semblante que lleva las mannos juntas y pies descalzos, discretamente disimulados entre numerosos pliegues de su túnica.

Monjas agustinas

Desde allí se inició una procesión claustral que contó con la presencia de las Monjas Agustinas Hermanas del Amparo y numerosos fieles. Un año más llevaron en hombros la imagen cofrades del Santo Cristo de los navegantes, en su 20 anivesario de participación, como señaló su presidente, Antonio López.

En la iglesia de Sant Miquel también se celebró el traslado de la imagen al nuevo llit , que luce en el centro del templo. Lo cubre una corona sostenida desde el techo de la cual salen varias telas a modo de dosel de color azul turquesa. Este acto se celebró durante la misa de la tarde y contó con la presencia de numerosos fieles. El rector, Antoni Gómez, señaló que «de nuevo he contado con la inestimable ayuda de miembros de la cofradía de penitentes».