25

La coalición PSM-IV-ExM ha afirmado hoy que el cambio de nombre de Palma a Palma de Mallorca es ilegal porque el Estatuto de Autonomía de Islas Baleares establece el primero como denominación oficial y porque se ha «vulnerado» el procedimiento establecido para cambiar los nombres de los municipios.

Por esta razón, la coalición ha enviado un escrito al Registro de Entidades Locales del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas en el que solicita que no se acepte el cambio de nombre ya que no se ajusta a derecho.

La coalición soberanista y ecologista ha indicado en un comunicado de que, a pesar de que el Parlament de las Islas Baleares aprobó el pasado martes el nuevo topónimo, según el artículo 14 de la Ley de Bases del Régimen Local, hasta que no sea anotado en el Registro de Entidades Locales del Ministerio «el nombre oficial sigue siendo Palma».

En este sentido, el portavoz del grupo econacionalista Antoni Verger ha asegurado que «confía en que este órgano rechace la petición y se pueda parar este disparate que es contradecir todos los criterios históricos y lingüísticos, y oficializar un nombre que sólo responde a la mirada de la burocracia de Madrid».

El PSM-IV-ExM ha asegurado que el equipo de gobierno municipal ha incumplido el procedimiento establecido en la Ley de Bases del Régimen Local para el cambio de nombre.

Según la norma básica de la administración local, ley de transferencias a los consells insulares y la de Normalización Lingüística, para hacer un cambio de nombre se debe seguir un procedimiento reglado y será preceptivo un informe de la Universidad y el acuerdo del organismo insular.

Con la tramitación de la proposición de Ley de reforma de la Ley de Capitalidad, que aprobó el pasado 29 de mayo en el Parlament, se ha incumplido de «manera flagrante el procedimiento legalmente establecido y faltan los informes y acuerdos necesarios», ha añadido.

Además, el Estatuto de Autonomía establece en su artículo 7 que el nombre oficial es Palma, por tanto, la reforma de la Ley de capitalidad entra en contradicción con una norma de rango superior como es el Estatuto, una situación, en opinión de Verger, «totalmente irregular y que invalida el cambio de nombre que el PP quiere imponer».

«La denominación 'Palma de Mallorca' es una incongruencia histórica y lingüística y seguiremos defendiendo la denominación» 'Palma'», ha destacado el portavoz econacionalista.