3

El excontable de UM y exresponsable del área económica del Instituto de Estrategia Turística (Inestur) Alvaro Llompart ha ratificado ante la jueza instructora del caso Voltor que el exconseller de Turismo Francesc Buils le ordenó abrir una cuenta en Banif que generase intereses en negro para él y para el partido, y ha denunciado haber sido «utilizado» para ello.

Una operación tras la cual, ha aseverado, Buils «se metió en una cadena que le llevó a dimitir como conseller».

Así lo ha puesto de manifiesto en una de las dos declaraciones que ha prestado este lunes ante la titular del Juzgado de Instrucción número 10, Carmen Abrines, en la que ha apuntado que para la apertura presuntamente irregular de la cuenta se habló de unos intereses de entre el 4 y el 6 por ciento mientras que «a nivel B» se pactaron unas comisiones del 0,5 por ciento para UM y de «prevendas» y «buenas contraprestaciones» para Buils.

El imputado, defendido por el abogado Fernando Mateas, se ha ratificado de esta forma en la comparecencia que efectuó en dependencias de la Fiscalía, donde llegó a manifestar que la mecánica de hacer depósitos de fondos públicos en los bancos «viene motivada porque éstos, a cambio de dichos depósitos, ofrecían contraprestaciones a los dirigentes de UM».

Mientras tanto, Por otra parte, Llompart, asistido por el letrado Fernando Mateas, será interrogado en la pieza número 5 del caso Voltor, que investiga la tramitación por la que fue adjudicada la instalación de cámaras en las playas de Mallorca tras los atentados que ETA perpetró en 2009 en Palmanova, llevada a cabo por el responsable informático del Inestur, Carlos Martínez, a pesar de estar contratado en esta empresa pública.

Tal y como puso de manifiesto el propio Martínez en su declaración como imputado, el exconseller de Turismo Miquel Nadal estaba interesado en la instalación «en tan sólo una semana» de cámaras en las playas por seguridad tras los atentados, plazo de tiempo que motivó que ninguna empresa se ofreciese para ello. Sólo una vendió los equipos, que compró Martínez para él mismo instalarlos, tras lo cual el Inestur le refacturó la cantidad abonada (5.846 euros).