5

Los investigadores están recopilando nuevos indicios incriminatorios contra Iñaki Urdangarin en una pieza secreta relacionada con una cuenta suiza a través de la cuál el duque de Palma habría cobrado 375.000 euros por asesorar a Aguas de Valencia (Agval).

Las pistas de la cuenta abierta en Laussane apuntan en varias direcciones y, por ahora, están ralentizando el desarrollo de la instrucción de la causa, dada la complejidad de las pesquisas, según han confirmado fuentes judiciales.

En su declaración ante el juez José Castro, Urdangarin negó de forma rotunda haber realizado operaciones con sociedades radicadas en Suiza. En ese contexto, dijo que el titular de la cuenta era un ciudadano árabe, Manssour Tabaa, pero más tarde, se pudo comprobar que el verdadero titular de la cuenta es un testaferro belga Robert Cockx, que reside en Madrid.

Sociedades

Cockx controlaba una red de sociedades que cedía a cambio de una comisión del 5 por ciento del dinero empleado en las operaciones.

La secretaria personal de Urdangarin Julita Cucurella confirmó ante el juez y el fiscal Pedro Horrach en la declaración que realizó como testigo en Barcelona que había sido ella quien escribió, siguiendo el dictado del duque de Palma, la nota que recibió un testaferro con indicaciones sobre una cuenta en Suiza donde presuntamente Aguas de Valencia hizo un ingreso. En la nota se indicaba que, siguiendo órdenes de ‘Iñaki’, enviaba las dos copias de un contrato y agregaba: ‘Me dice Iñaki que, una vez firmadas, habría que enviarle una a él».