Devoción en la procesión del Sábado de Pasión con la talla del Cristo Redentor Mundi de la cofradía del Santo Cristo de la Agonía, que desfiló a hombros desde la parroquia de Pío X hasta la iglesia de Santa Clara. | P. Pellicer

8

La cofradía de la Agonía celebró ayer, Sábado de Pasión, el rezo del Vía Crucis y el traslado del paso procesional de Pío X al convento de Santa Clara.

La citada hermandad de penitentes cumple su décimo aniversario con la talla del Redentor Mundi, inspirada en la imagen del Cristo de la Buena Muerte de Mena de la cofradía malagueña del mismo nombre, como imagen titular, explicó el presidente de la cofradía, Joan Monserrat.

La marcha procesional salió de la iglesia de Pío X en torno a las 18.45 horas, precedida por la Asociación de Damas y Caballeros Legionarios, la agrupación musical Tambores de la Agonía y, finalmente, los costaleros de la agrupación de penitentes.

La comitiva recorrió las calles Manuel de los Herreros, Plaça García Orell, Nuredduna, Porta de Sant Antoni, Sindicat, Bosseria, Plaça de Santa Eulàlia, Fortuny, Call, para terminar en el convento de Santa Clara.

Antes de comenzar el Vía Crucis, la hermandad convocó la tradicional misa de bendición de los estandartes que desfilarán esta Semana Santa en Palma.

La celebración del Vía Crucis en el Sábado de la Pasión se ha desarrollado este año por sexta vez consecutiva, si bien el año pasado las obras impidieron el traslado del paso procesional hasta la iglesia de Santa Clara.