Terrenos de Son Bordoy, en Es Molinar (Palma) que acogerá el proyecto urbanístico. | T. Ayuga

2

Hace unos años, cuando gobernaba el Pacte, era un «pelotazo» urbanístico. Ayer, el Consell de Govern, aprobó el trámite que dará vía libre a la urbanización de Son Bordoy, en Palma, un proyecto impulsado por el ex conseller Jaume Carbonero y al que se opuso el PP con todas sus fuerzas, tanto en el Parlament como en el Ajuntament.

Lo que hizo ayer el Govern, fue autorizar la reserva de suelo de Son Bordo (Es Molinar, Palma) para la construcción de un total de 750 viviendas -150 protegidas, 350 de precio tasado y 250 libres-, tras haber aprobado de forma definitiva las normas subsidiarias y complementarias del planeamiento de la reserva estratégica de suelo (RES) de la zona.

Eso fue lo que comunicó el portavoz, Rafel Bosch, quien no se detuvo mucho en comentar las razones por las que el PP se oponía en el pasado a este proyecto. Lo que sí expuso es que se habían aceptado algunas modificaciones y que no era exactamente lo mismo.

Al proyecto de Son Bordoy, cuando lo impulsó el Govern anterior, no se opuso sólo el PP: también los ecologistas del GOB.