El conseller de Presidencia, Antoni Gómez, durante el pleno del Parlament celebrado esta mañana. | Joan Torres

92

El conseller de Presidència del Govern, Antoni Gómez, anunció ayer que el Ejecutivo recurrirá un auto judicial, que el PSIB calificó de «varapalo», y en el que se le insta a la suspensión cautelar de una subida de sueldo, próxima al 25%, de un grupo de asesores y cargos de confianza del entorno más próximo del president Bauzá.

El auto es consecuencia de una denuncia de la UGT, suspende el aumento y entiende que todo el personal, con independencia del departamento al que estén adscritos, debe soportar las mismas cargas.

El aumento afecta, además de al personal de secretaría, al jefe de gabinete, Javier Fons; la jefa de prensa del president, Mar Moreno; la coordinadora de Publicidad, Helena Rubí y el coordinador Martí Juaneda. El Ejecutivo, cuando tomó la decisión y ayer mismo, defendió que había que analizar el descenso de sueldos en su conjunto y que se ahorraba en relación al Govern anterior por una reasignación de funciones.

Cumplimiento

Gómez dijo ayer que se suspendería cautelarmente la subida pero que se recurriría el auto. Mantuvo que pese al aumento se habían ahorrado 3,4 millones en relación al anterior Ejecutivo.

Pilar Costa (PSIB) dijo que la única razón de la subida es que beneficia a «amigos de Bauzá».