12

La ola de frío siberiano que azota la Península y Baleares ha provocado cortes en siete tramos de carretera de Mallorca, además se aconseja el uso de cadenas en vías de Esporles, Valldemossa, Banyalbufar y Estellencs y se recomienda evitar circular por la Serra de Tramuntana si no es imprescindible.

Las mayores dificultades por las inclemencias meteorológicas afectan a la carretera Ma-10: si ayer estaba cortada en un tramo de 25 kilómetros (del Mirador de Ses Barques en el kilómetro 20,45 al Coll de Sa Batalla en el 45), desde esta tarde se ha ampliado la zona cortada desde el kilómetro 20,45 al 50,8, en Fornalutx.

Esta misma vía también está cortada a la altura del punto kilométrico 6,5, que se encuentra situado entre Pollença y Escorca, a causa de la nieve.

Además se han cortado al tráfico la carretera Ma-2130 entre Caimari y Lluc; la Ma-4011 (a la ermita del Puig de Sant Salvador de Felanitx), la Ma-5018 (de Randa a Cura); la Ma-11 en todo el tramo del Coll de Sóller (desde el punto kilométrico 17 hasta el 28), y la Ma-2100 de Bunyola a Alaró, pasando por Orient, entre los kilómetros 1 y 18.

El departamento de Carreteras del Consell de Mallorca aconseja además el uso de cadenas en las vías cercanas a Esporles, Valldemossa, Estellencs y Banyalbufar por las dificultades para circular en toda esa área de la Serra de Tramuntana a causa del hielo y la nieve.

El Centro de Control del Tráfico del Consell pide además que no se circule por ninguna de las carreteras de la Serra de Tramuntana si no es imprescindible.

El frío azota la Península

La ola de frío dejado sin clase a casi 40.000 alumnos en Cataluña y Castilla y León.

La nieve ha impedido, además, transitar por tramos y puertos de montaña de la red secundaria y el intenso frío, que permanecerá en el país hasta el domingo, ha disparado la demanda convencional de gas natural (hogares, comercios e industria), que sumó ayer, jueves, 1.208 gigavatios hora (GWh), un máximo histórico que previsiblemente se superará hoy, según el operador del sistema gasista Enagás.

En Cataluña, una de las comunidades más afectadas por el temporal y donde sigue activado el Plan Especial de Emergencias por Nevadas, un total de 38.300 alumnos se han quedado sin clase al cerrar 120 centros por la nieve, lo que supone el 3% de los escolares.

Noticias relacionadas

Además, la supresión del transporte escolar interurbano en trece comarcas catalanas ha dejado sin este servicio a 15.000 alumnos, que se han tenido que desplazar a los colegios por medios propios.

Los termómetros han descendido hasta los 20,7 grados bajo cero esta madrugada en Lac Redon, en el Valle de Arán, y en muchos puntos del litoral el termómetro ha sido negativo.

El frío ha obligado también al club Barcelona a extremar los cuidados del césped del Camp Nou con vistas al partido de mañana ante la Real Sociedad, por lo que ha utilizado calefactores sobre el tapiz verde.

Por otro lado, la nieve ha hecho necesarias las cadenas en puertos y carreteras de la red secundaria, en especial de Burgos, Asturias, Cantabria, León, La Rioja, Navarra y Soria, y a circular con precaución en puntos de vías principales de Burgos, La Rioja, Lérida, Palencia, Soria y Teruel.

La nieve y el hielo en Castilla y León han impedido también que 1.633 alumnos acudieran hoy a las aulas en Burgos, León y Palencia. La provincia más afectada ha sido la de Burgos, donde se han suspendido 98 rutas de transporte escolar que han afectado a 31 centros, sobre todo de la zona norte de la provincia y la Sierra de la Demanda.

En Euskadi, la ola de frío ha dejado abundantes placas de hielo que han dificultado el tráfico, aunque la red principal de carreteras ha permanecido abierta y por la tarde la circulación sólo estaba cortada en el puerto secundario de Herrera (Álava).

Hoy, según la Agencia Estatal de Meteorología, se alcanzarán los doce grados negativos, aunque las fuertes rachas de viento previstas agravarán la sensación térmica de frío.

En total, treinta provincias están en alerta naranja (riesgo importante) y otras 44 en alerta amarilla (peligro para la ejecución de determinadas actividades, por ejemplo deportivas).

Las comunidades autónomas más afectadas por el mal tiempo son Aragón, Castilla y León, Cantabria, Cataluña, Navarra y País Vasco, donde las temperaturas oscilarán entre los seis y los menos doce grados.

Además, todas ellas sufrirán rachas de viento de entre 80 y 110 kilómetros por hora.