Iñaki Urdangarin, haciendo 'footing' en el Passeig Marítim de Palma. | JULIAN AGUIRRE

50

El duque de Palma, Iñaki Urdangarin, tendrá que acceder al Juzgado de Instrucción 3 de Palma por la puerta trasera del juzgado de guardia, en la planta baja del edificio, y lo hará a pie, al igual que en su día lo hizo el expresidente del Govern Jaume Matas. Será un imputado más, según explicó ayer el juez decano de Palma, Francisco Martínez.

«Se ha establecido un dispositivo especial de seguridad, que solo afecta al funcionamiento del edificio, y no se extiende al yerno del Rey, salvo que altas instancias ordenen la habilitación de medidas excepcionales de seguridad», dijo el juez decano. En ese supuesto, Urdangarin no tendría que hacer el 'paseíllo' y accedería a la sede judicial en coche, circunstancia prevista para casos muy especiales.

Imputación

El marido de la infanta Cristina es el primer miembro de la Familia Real en ser imputado por un juez, en este caso, José Castro, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción.

Le imputan cuatro delitos: malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad documental y fraude a la Administración. Está citado el sábado 25 de febrero y se prevé que su declaración en las dependencias de Vía Alemania se prolongue durante varias horas.