La psicóloga de la Red de Ayuda a Niños Abusados (RANA) Beatriz Benavente explicó que en los últimos años ha mejorado la forma de detectar abusos sexuales a menores en Balears y ha indicado que, principalmente, esto se debe a «la mayor sensibilización» de la sociedad.

Benavente aseguró que la asociación recibe más cantidad de llamadas, aunque este dato no significa que haya «más abusos», sino que existe mayor concienciación.

Benavente destacó que uno de cada diez niños en las Islas padece abusos sexuales, pero recalcó que este dato «no es fiable», porque muchos de los niños o sus familiares no denuncian la situación del menor.


Atención al entorno

«El agresor sexual suele ser alguien conocido por el menor», dijo la psicóloga y recalcó que, a pesar de que el mayor porcentaje de denuncias señala a padres, tíos, padrastros o abuelos, estos abusos pueden contar con la complicidad de la madre. En este sentido, confirmó que también existen casos de abuso por parte de la madre.

Valoró de forma positiva el impacto que está teniendo el programa ‘Grita muy fuerte', destinado a detectar este problema en los colegios, que consiste en formar a los niños (mediante cuentos), profesores, y padres.

Además, explicó que el programa de adultos que han padecido abusos sexuales en su infancia está trabajando por encima de sus posibilidades debido a la gran cantidad de usuarios que el centro tiene y «la falta de recursos económicos».