Un reloj . A modo de recuerdo del acto, los asistentes regalaron al ex delegado del Gobierno un reloj que le entregó Ramón Morey, su secretario general.

14

Alrededor de un centenar de personas acudieron ayer al almuerzo organizado con motivo de la salida de Ramon Socías de la Delegación del Gobierno, organismo al frente del cual ha estado desde 2004 hasta hace unas semanas, cuando fue sustituido por José María Rodríguez tras la victoria del Partido Popular en las pasadas elecciones generales.

Una amplia representación de la sociedad mallorquina, además de numerosos delegados de la Administración central y funcionarios de la misma Delegación quisieron estar presentes en el acto a modo de reconocimiento a la labor desempeñada por Socías durante todos estos años.

Entre los asistentes figuraban el presidente y el máximo accionista del Real Mallorca, Jaume Cladera y Llorenç Serra Ferrer, respectivamente; el presidente de la Federación de Fútbol, Miquel Bestard; el ex agente consular de los Estados Unidos Tumy Bestard; el presidente del Grup Serra, Pere A. Serra; cónsules y también colaboradores directos del ex delegado del Gobierno quisieron estar presentes en el almuerzo que tuvo lugar en uno de los salones del hotel Palas Atenea del Paseo Marítimo de Palma.

La representación política fue mínima. Así, por parte de los socialistas sólo acudieron Francina Armengol y Cosme Bonet, mientras que el ex president y actual senador Francesc Antich no estuvo presente. Por parte del Partido Popular no acudió ningún representante, sólo estaba el nuevo delegado del Gobierno, José María rodríguez.

Como recuerdo, el que fue secretario general de la Delegación, Ramón Morey, entregó a Ramón Socías un reloj. El acto concluyó con unas breves palabras de Socías, que agradeció la colaboración de todos para poder llevar adelante la labor al frente del organismo.