0

Las clínicas privadas de las Islas ya están empezando a notar los efectos de la supresión de derivaciones de pacientes por parte del Servei de Salut de les Illes Balears (IB-Salut).

La pasada semana el IB-Salut reconoció que, debido a que ha iniciado la actual legislatura haciendo frente a una deuda de 600 millones de euros a proveedores, se han tomado medidas drásticas como la supresión temporal de las derivaciones de pacientes desde la sanidad pública a las clínicas privadas.

Según el IB-Salut solo se mantienen las derivaciones al Hospital Sant Joan de Déu, lo que ha supuesto que los hospitales de la red sanitaria pública hayan asumido más de 2.200 intervenciones quirúrgicas que antes se derivaban, lo que ha supuesto un ahorro de 575.722 euros.

Derivaciones

El presidente de la Federación de Clínicas Privadas, el mallorquín Gabriel Uguet, afirmó ayer que «no tenemos datos concretos» pero confirmó que ya se está empezando a notar los efectos de la decisión del IB-Salut de no derivar pacientes a las clínicas privadas.

«Los efectos se notarán a medio plazo», dijo ayer Uguet y añadió que se podrán notar tanto en la pérdida de pacientes derivados por el IB-Salut como, por contra, por el incremento de usuarios de la sanidad privada.

Hay que tener en cuenta que aproximadamente un 25% de la población balear tiene contratado un seguro médico privado. «En Catalunya, con los recortes, ya se ha notado un incremento de los seguros privados», dijo Uguet y añadió que en poco tiempo se podrá llevar a cabo una valoración más exhaustiva de la situación en Balears.