La imagen fue trasladada con gran solemnidad por los cofrades hasta la iglesa de La Concepción de Palma. | T. Ayuga

1

La fiesta de la Asunción resultó ayer especialmente solemne en la iglesia de la Concepción de Palma donde se celebró el traslado de la imagen de la Virgen, del siglo XVII, a su precioso tálamo instalado en el interior del templo.

Numerosos fieles no se perdieron el acto, que comenzó a las 19.00 horas, y que contó con la asistencia de la superiora del monasterio de las Agustinas Hermanas del Amparo, sor Catalina Cunill; la madre vicaria, Serafina Vilanova, y las hermanas de la congregación.

En la sala capitular, donde por tradición se instaló un año más la bella imagen de la Virgen sobre el precioso lecho preparado con gran esmero por las monjas, los fieles participaron en las preces a cargo del vicario de Sant Jaume, Antoni Roig. A continuación, se inició una procesión por el claustro que cerró la imagen de la Virgen dormida portada a hombros por varios miembros de la cofradía de penitentes Santo Cristo de los Navegantes.

Lecho

Una vez en el templo fue depositada sobre su lecho de categoría monumental -encargado al escultor Miquel Barceló en 1685, según el patrón del que había en la Catedral-, que ampara un precioso dosel cuyas varas sostienen cuatro ángeles de tamaño natural. Sobre los peldaños descansa toda una muestra de la tradición vegetal con típicos bellveures, albahacas, y helechos cuidados por las monjas.

El tálamo de la Virgen de la Concepción es uno de los más bellos y monumentales de Mallorca y estará expuesto al público durante su octava. La imagen podrá visitarse cada día entre las 18.00 y las 19.00 horas.