José Ramón Bauzá se fotografió junto a un grupo de jóvenes a la salida de la Seu. | Jaume Morey

49

La catedral de Palma fue el lugar escogido ayer para celebrar una eucaristía con todos los grupos de jóvenes que acudirán el próximo día 16 a Madrid con motivo de la visita a la capital de Benedicto XVI. Durante la misa, se entregaron varias cruces, realizadas por minusválidos de la Organización Mater Misericordiae , y que portarán los dirigentes de los grupos cuando acudan a la capital. En la oración también estuvieron presentes el obispo de Mallorca, monseñor Murgui; el president de Balears, José Ramón Bauzá, y el alcalde de Palma, Mateu Isern, quienes a la salida de la misa no dudaron en felicitar a los grupos de jóvenes por el esfuerzo que están realizando en su viaje. El president declaró: «Para nosotros es un orgullo recibir a las distintas comunidades que han querido pasar por Palma y por Baleares para ir a Madrid. Es una manera de que conozcan nuestras tradiciones, los lugares tan fantásticos que tenemos y que hablen bien de nosotros. Es una manera de hacer turismo».

Posteriormente, todo el público pudo contemplar un baile de gigantes antes de acudir a la fiesta que había organizada en el Parc de la Mar, donde se celebró una cena y hubo un festival de ball de bot .

Hoy todos los grupos asistirán a Lluc para visitar el santuario, el jardín botánico y el museo. Les quedan sólo dos días para ir a Madrid y antes de ello visitarán Binissalem y Son Serra de Marina. Para acudir a la capital lo harán en dos aviones únicamente para ellos y se alojarán en la diócesis madrileña de Carabanchel, según explicaron varios dirigentes de la Delegación Joventud.