Un trabajador de Emaya baldeando la plaza de España. | J. TORRES

7

Emaya baldea (limpia con agua) a diario desde el pasado lunes el centro de Ciutat, el Passeig Marítim y la Platja de Palma con la finalidad de ofrecer el mejor aspecto posible a los visitantes. El presidente de Emaya, Andreu Garau, explica que esta mejora en la limpieza ha sido posible gracias a una reordenación de las rutas. Así hay barrios que en agosto están menos concurridos y necesitan menos limpieza que las zonas turísticas.

Además destaca que se ha iniciado una línea de colaboración con los hoteleros, que avisan directamente a Emaya de las zonas que requieren más limpieza o de los lugares en los que es preciso reforzar el servicio. Esta coordinación también se quiere hacer extensiva a los comerciantes de Ciutat.

Otro de los factores que han contribuido significativamente en la mejora de la limpieza es la disminución del absentismo laboral. En el caso concreto de los trabajadores de limpieza se ha reducido del 12 por ciento al 9,3 por ciento. En el área de recogida también hay menos absentismos laboral que la semana pasada, aunque la empresa no pudo concretar la cifra.

Absentismo

El presidente de Emaya sostiene que esta disminución del absentismo se debe fundamentalmente a una mayor concienciación por parte de los trabajadores. Además, Garau quiere agradecer «el enorme esfuerzo que hacen los trabajadores que cubren estos servicios porque tienen una sobre carga por absentismo laboral o vacaciones», que en el caso del departamento de medio ambiente se concentran entre abril y el 30 de octubre.

Garau ha manifestado que la reordenación de las rutas y la disminución del absentismo laboral están permitiendo mejorar la limpieza de Ciutat. El presidente de Emaya da por controlado la situación, si bien reconoce que en la periferia sería deseable mejorar la limpieza. No obstante, recuerda que la empresa cuenta con cien trabajadores menos al no haberse sustituido las vacaciones por la mala situación económica de Emaya, que tiene una deuda de 32,2 millones de euros. Además, puntualiza que los empleados de Emaya han tenido la deferencia de aplazar la asamblea prevista para el lunes al martes, ya que el lunes es cuando hay más suciedad.