Company ha sido designado recientemente al frente de la conselleria de Agricultura. | Joan Torres

8

Gabriel Company Bauzà (Sant Joan, 1963) acaba de asumir una de las consellerias más amplias del nuevo Govern, el departamento de Agricultura, Medi Ambient i Ordenació del Territori, que también abarca las competencias de transportes y vivienda. Company, ampliamente conocido por su trayectoria al frente de Asaja Balears, se encuentra en estos momentos conformando su equipo y estudiando sus ámbitos de gestión. A nivel general, afirma que «pondrá el freno» en muchas de las iniciativas del anterior Ejecutivo y que priorizará las actuaciones de acuerdo con el presupuesto disponible, que adelanta que es escaso.

-Usted asume uno de los departamentos más amplios del Govern. ¿Cuáles son sus grandes objetivos?
-Tenemos una Conselleria grande. La tenemos y tenemos que casar todo lo que iba dentro del programa del Partido Popular. Ahora estamos en la fase de que aterricen los directores generales. Ayer fuimos a Medi Ambient, Transports y Agricultura. Trabajamos en la confección de los equipos y tenemos que nombrar a los gerentes de las empresas públicas. Después hablaremos de los grandes temas.

-¿Qué van hacer en materia de vivienda? ¿Urbanizarán las reservas de suelo del anterior Govern para construir pisos protegidos?
-Estamos en un momento total y absolutamente prematuro. Ahora estamos mirando con lupa todos los proyectos, porque la crisis ha reducido el dinero disponible. Lo que hemos visto hasta ahora, es que el anterior Govern apostaba muy claramente por el alquiler e hizo pocas cosas de nueva ejecución. Nosotros, en muchos casos y por la situación que tenemos, tendremos que poner el freno y establecer prioridades. Hay que recordar que no se han pagado ayudas en muchos sectores y tenemos que resolver los problemas de pagos a proveedores.

-¿Darán luz verde la urbanización de Son Bordoy y a otros grandes proyectos inmobiliarios o de infraestructuras privados?
-Son Bordoy, como Son Bosch y otros proyectos están encima de la mesa. Hay decisiones que las tomaremos como Govern. Lo que es cierto es que el Govern apuesta por la seguridad jurídica y lo que se tenga que hacer, que se haga.

-¿Qué pasará con los 35 millones que adelantó el Gobierno para el tranvía de la bahía de Palma si ustedes lo descartan?
-No descarto el tranvía. Ayer estuvimos viendo el proyecto. Todo depende de si conseguimos financiación de Madrid. Había 35 millones para el tranvía y sólo quedan cinco, el resto se ha destinado a pagar otros convenios. El 90 por ciento del dinero del tranvía ha desaparecido. No obstante, hay unos trabajos hechos, aunque los trazados son discutibles. No lo damos por descartado pero sí echaremos en freno.

-¿Continuarán con la ampliación del tren desde Manacor a Artà?
-Lo tenemos que mirar con tranquilidad. En el tren me encuentro con máquinas compradas y que no hemos puesto las vías. Tenemos 27 ó 28 millones en máquinas y no tenemos las vías. Parece que estos trenes van bien para trayectos por ciudad pero no para interurbanos, pero también hay discrepancias técnicas. Lo tendremos que mirar todo, hay diferentes ideas encima de la mesa para hacer las cosas.

-¿Cuáles son sus planteamientos respecto del sector primario?
-Al sector primario le daremos en primer lugar la importancia que le corresponde en todas las normativas sobre territorio y medio ambiente, porque los payeses y ganaderos son los primeros que protegen y mantienen el paisaje. A veces, el desarrollo de normativas desde un punto de vista urbanita impiden trabajar a las explotaciones agrarias y ganaderas. A nivel económico, tendremos que entrar a saco en la negociación de la Política Agraria Común (PAC), primero en Madrid y luego en Bruselas, porque la viabilidad de algunos subsectores depende directamente de las ayudas de la UE. También tenemos que conseguir que nuestra producción esté presente en el comercio de la Balears. Hay algunos comercios más sensibles y otros que sólo vienen a hacer negocio.

-Cuando era presidente de ASAJA denunciaba el retraso en el pago de ayudas.
-Sí, en estos momentos algunas ayudas están por pagar y otras pendientes de firmar. Hay dos millones de euros en ayudas firmadas y entre tres y cinco con los expedientes acabados. Lo que pasa es que no hay ni un euro. Tendré que pedir a nivel de Govern 'desenrocar' esta situación. Mi trabajo con el president y el vicepresident será conseguir hacer llegar a las ayudas al sector primario.

-¿Cuántas empresas públicas están adscritas a su Conselleria? ¿Las va a reestructurar?
-Hay unas doce o trece empresas públicas. Ahora estamos trabajando en ellas para evaluar sus deudas, cargas de personal y funcionamiento. Desde la Vicepresidencia Económica están analizando qué se puede hacer para reducir sus estructuras, hacerlas más ágiles y reducir la administración. Luego se reunirán con cada conseller para llevarlo a cabo.

-Patronales y sindicatos ya han dicho que desconocen a la mayoría de directores generales. ¿Usted ha elegido a los suyos? ¿Y a los gerentes de las empresas públicas?
-El hecho de que los conozcan o no quiere decir nada. Para los directores generales, el president me envió muchos currículums y ha puesto más él que yo. Para las empresas públicas yo tengo una lista y las vamos casando.