El presidente del PP está configurando su Govern, tras obtener una amplia mayoría absoluta en las elecciones autonómicas (35 diputados). Reducir al máximo posible los cargos de confianza es una de sus prioridades. | T. Ayuga

60

Hasta un 50%. Este es el porcentaje aproximado que pretende reducir el presidente del PP y president electo del Govern, José Ramón Bauzá, los altos cargos del Ejecutivo autonómico con la finalidad de pagar a los proveedores. Bauzá se comprometió durante la campaña electoral a suprimir altos cargos y Ultima Hora ya informó de la reducción de empresas públicas, entre otras medidas de austeridad. Sin embargo, el presidente del PP asegura que la situación económica de Balears es peor de la que se esperaba, por lo que se ha visto obligado a prescindir de más cargos de confianza de los previstos inicialmente.

Aunque aún no se puede precisar exactamente el número, ya que se encuentra en fase de estudio, sí que se prevé que el mayor recorte venga por la eliminación de empresas públicas. Bauzá y sus personas de máxima confianza están analizando jurídicamente la posibilidad de eliminarlas, ya que no es sencillo. Además, se prevé reducir el personal de las empresas públicas que permanezcan activas, aunque muchas ellas aglutinarán competencias de las que se supriman.

La eliminación de conselleries también permitirá a Bauzá reducir el número de altos cargos de su gobierno. Así, se pretende que no haya más de seis o siete; todas ellas con el menor número de altos cargos posible.

Otro de los modos mediante los que Bauzá pretende disminuir el número de altos cargos es evitando duplicidades entre las administraciones. El hecho de gobernar en las tres principales instituciones de las Islas (Govern, Ajuntament de Palma y consells de Mallorca, Menorca y Eivissa) le permitirá poner en práctica esta medida de austeridad.

Nerviosismo

Sin embargo, estos recortes del número de altos cargos están generando nerviosismo y preocupación entre la militancia del PP, ya que muchos de los que en anteriores legislaturas disfrutaron de un puesto de trabajo público no podrán hacerlo durante los próximos cuatro años. Se da por seguro que no habrá cargos para todos los militantes que esperaban recibir uno a cambio de su colaboración con el partido.

Desde la cúpula del partido reconocen cierto nerviosismo, aunque puntualizan que los militantes son conscientes del mal estado en el que se encuentran las arcas de la Comunitat. En este sentido, la diputada del PP, Mabel Cabrer, aclara que independientemente de los casos particulares, en general son «conscientes de la situación que tenemos». Así, explica que la máxima prioridad del Govern es cómo pagar a los proveedores y conseguir reducir los elevados índices de paro. Cabrer también explica que «son conscientes de que habrá los cargos indispensables» y los que sean elegidos tendrán que asumir muchas responsabilidades y trabajar muy duro.

Estos recortes no se limitarán al Govern balear, sino que todas las instituciones gobernadas por los populares seguirán el mismo ejemplo. Así, el alcalde electo de Palma, Mateo Isern, prometió durante la campaña electoral que recortaría un 25% el personal de confianza del Consistorio palmesano. Sin embargo, ya ha anunciado que incrementará este porcentaje todo lo que sea posible, ya que la situación de las arcas de Cort es peor de la esperada. Además, ya ha anunciado la fusión de la Sociedad Municipal de Aparcamientos Públicos (SMAP) y la EMOP (Empresa Municipal de Obras Públicas); y no se descartan otras.
En la misma línea trabaja la presidenta electa del Consell de Mallorca, María Salom, que a la reducción de altos cargos añade el cierre de la Radio Televisió de Mallorca.