El alcalde de Palma, Mateo Isern, con su nuevo equipo de gobierno. | Jaume Morey

15

Recortar gastos y optimizar los recursos para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos. Estos son los ejes vertebrales del futuro gobierno de Cort, que fue presentado ayer por el alcalde electo de Palma, Mateu Isern. Así, anunció que unificarán la Sociedad Municipal de Aparcamientos Públicos (SMAP) y la Empresa Municipal de Obras Públicas (EMOP); ambas tendrán un único gerente y estará presidido por el regidor de Infraestructuras, Sebastià Sansò. Además, no descartó que haya más fusiones; y adelantó que aún no han decidido qué harán con el Imfof y el Imtur, ya que el primero tiene duplicidades con el SOIB y el segundo podría quedar sin competencias con la puesta en marcha de la Fundación de Turismo. El alcalde electo manifestó que su política será «tendente al máximo ahorro, la máxima austeridad y eficacia». En este punto, reiteró que como mínimo nombrará un 25% de altos cargos menos que su predecesora Aina Calvo, aunque su objetivo es prescindir del máximo posible y que sus funciones las realicen funcionarios.
Otra de las medidas es la creación de un único departamento de contratación, tanto de personal como de obras y servicios. Este departamento dependerá de la regiduría de Función Pública y Contratación, dirigida por Irene San Gil, que también presidirá la Funeraria. Además, se creará un único departamento de asesoría jurídica para las diferentes áreas y empresas (actualmente cada una tiene uno).
Turismo
Todas las áreas de Cort estarán coordinadas por el primer teniente de alcalde de Turismo, Àlvaro Gijón. El Turismo será el eje central de la política municipal, ya que se concibe como elemento clave para la creación de empleo. Las políticas sociales serán otras de las prioridades; esta regiduría estará en manos de Sandra Fernández, que también será segunda teniente de alcalde. De ella dependerá la concejalía de Mayores, Educación y Familia, gestionada por Aina Ferriol. «Julio Martínez tendrá asignada la dura tarea de gestionar Economía y Hacienda», espetó Isern en alusión a la difícil situación económica de Cort. Además, será tercer teniente de alcalde y portavoz del grupo municipal. Estudiarán el estado de las cuentas, pero no las auditarán salvo que se detecten irregularidades.
Aunque se prestarán los mismos servicios, se elimina la regiduría de Vivienda, cuyas competencias pasan a Urbanismo, dirigido por Jesús Valls. Deportes y Cultura también se fusionan y no se sabe si se mantendrá la dirección general de Política Lingüística.