Francesc Fiol, en el Tribunal Superior de Justicia. | M. À. Cañellas

8

El exconseller de Educació i Cultura y diputado del PP, Francesc Fiol, defendió ayer en calidad de imputado ante el magistrado-instructor del 'caso Ópera' en el TSJB, Francisco Javier Muñoz, la «más estricta legalidad» con la que se efectuó el expediente de contratación del arquitecto Santiago Calatrava para el anteproyecto de construcción de un palacio de la ópera en Palma.


Negó, asimismo, que se incurriese en un fraude de Ley a través de esta adjudicación por valor de 1,2 millones de euros y rechazó de plano haberse «concertado» con Calatrava o el expresidente Jaume Matas para acelerar los trámites de ejecución del anteproyecto.


Presiones


Según Fiol, defendido por el abogado Bartomeu Vidal, «nunca» presionó a los técnicos para acelerar la contratación de Calatrava, según expuso el juez instructor del 'caso Palma Arena', José Castro, en el auto en el que le fijó a una fianza de 1,6 millones de euros.


«Lo único que interesaba era la presentación ante los medios en un momento electoralmente estratégico y con la mediática presencia del arquitecto; para ello, se prescindió de todo tipo de procedimiento de contratación», señalaba el juez. Fiol expresó ayer su total desacuerdo con la opinión del magistrado Castro e insistió en proclamar su «completa inocencia» en esa pieza separada del 'caso Palma Arena'.


Fiol sigue siendo aforado, aunque el Parlament esté disuelto, al menos hasta el próximo 7 de junio.