El Àngel fue paseado por la explanada con aires de carnaval. | J. Lladó

1

Miles de ciudadanos se dieron cita, un año más, en el Castell de Bellver con motivo del Diumenge de l'Àngel. Una celebración con seis siglos de historia, desde 1407, recuperada durante la Transición y organizada por el Ajuntament de Palma y la Federació d'Associacions de Veïns de Ciutat.

La jornada festiva dio comienzo con la llegada de los marxaires y los xeremiers a la explanada de la fortaleza. A continuación siguió la fiesta infantil con el grupo de animación Cucorba y la tradicional ballada popular a cargo del grupo Xaloc. De forma simultánea, el destacamento de la Policía Montada realizó una exhibición ecuestre en las cuadras del bosque.

La banda de música S'Almudaina, en el patio del castillo, precedió con un pequeño concierto la Trobada de gegants de Son Sardina, Son Rapinya, L'Assumpció, Son Cladera, el Ajuntament de Palma y el Consell de Mallorca, que se concentraron frente a la escalinata como preludio del momento más esperado, la Passejada de l'Àngel a cargo de los grupos Llaüt de Carrer y Tambors de la Pau, con aires carnavalescos y a ritmo de pop y tarantella. Victor Uwagba, con su cuentacuentos, dio paso a la Diada Castellera. Un baile popular a cargo de Herbes Dolçes cerró este primer domingo después de Pascua, de origen católico y actual sabor pagano. Al acto asistieron el president del Govern, Francesc Antich; la alcaldesa de Palma, Aina Calvo; Eberhard Grosske y Nanda Ramon, así como concejales del PP, entre ellos, Júlio Martínez, o el candidato por este partido a Cort, Mateu Isern.