0

Banco Mare Nostrum, integrado por las cajas de ahorros de Murcia, Penedès, Granada y Balears, celebró ayer en Palma su primera convención de 300 directivos con el objetivo de consolidar la cultura corporativa y dar muestra de que el banco se encuentra en pleno funcionamiento, según informó la entidad financiera.

El presidente de BMN, Carlos Egea, destacó en su intervención la cohesión interna que existe en el grupo corporativo, tanto en el consejo como en el comité de dirección, así como la previsión de «alta rentabilidad» que esperan tener en los próximos ejercicios.

«La función fundamental es el servicio al cliente. Seremos una entidad líder en trato al cliente. Este es el aspecto diferenciador en el negocio financiero, por ello quiero un equipo próximo y entregado al cien por cien al cliente, que se adelante a sus demandas, que les ofrezca soluciones, confianza y complicidad», afirmó Egea.

El presidente de BMN fijó al mismo tiempo los retos del grupo para 2011, entre los que citó aumentar la productividad por oficina y por trabajador e incrementar la capitalización para cumplir con los requerimientos de solvencia del gobierno de forma «confortable».

«Sanear balances, sustituyendo los riesgos inmobiliarios, con diversificadas políticas de riesgos; la generación y el aprovechamiento de economías de escala y estructuras productivas con la optimización de los servicios centrales», son algunas de las líneas de actuación para BMN en 2011 que citó el presidente de la entidad en el hotel Valparaíso de Palma.