Joana María Borrás, regidora de Turismo en el Ajuntament de Palma. | S. Amengual

28

La socialista Joana María Borràs dimitirá mañana como teniente de alcaldesa y renunciará a estar en la junta de gobierno por discrepancias con la alcaldesa Aina Calvo. No obstante, Borràs seguirá gestionando las áreas de Relaciones Institucionales, Turismo, Comercio y Consumo «por sentido de la responsabilidad», salvo que Calvo decida destituirla; a ella le gustaría continuar hasta el final de la legislatura.


Pese a abandonar el gobierno de Calvo, «no renunciaré al acta de regidora porque no se lo merecen quienes votaron esa lista para darme su apoyo». Como ha hecho hasta ahora, mantendrá la disciplina de voto, mientras continúe siendo socialista.


Discrepancias


La regidora de Turismo no recibió ayer ninguna llamada del PSIB-PSOE por las críticas realizadas a Calvo. «Creo que es bueno que existan discrepancias en un partido y mucho más que estas puedan exteriorizarse. No obstante si la ejecutiva del PSIB-PSOE, a raíz de mis declaraciones quiere mi carnet, está a su disposición», aclara Borrás. En el caso de que tenga que dejar de ser afiliada pasará al grupo mixto.


Pese a que es consciente de la posibilidad de que su partido le abra un expediente, «quiero pensar que en un partido político se debe respetar la libertad de opinión».


La responsable de Turismo en Cort no se siente cómoda con las decisiones que ha tomado Calvo, principalmente en materia urbanística, ni gobernando en inferioridad e incumpliendo los acuerdos de pleno. «Tendríamos que habernos ido a la oposición tras la ruptura del pacto. Es una forma muy incómoda de gobernar y no entiendo que rédito puede sacar el PSOE».