Imagen de archivo de un concesionario de coches de Palma. | AC

Los concesionarios de vehículos acumulan descensos interanuales de ventas de entre el 25 y el 30 por ciento desde el mes de julio, tras la finalización de la campaña de ayudas Plan E 2000 del Gobierno, y algunas de estas empresas podrían verse abocadas al traspaso si no se produce un cambio en el mercado, según afirmó ayer el presidente de la patronal de concesionarios de Balears, Miquel Pastor.

«El sector lo está pasando muy mal y desde julio hacia aquí llevamos una caída de ventas de hasta el 30 por ciento; en estos días Tráfico y las asociaciones de concesionarios y de vendedores publicarán los datos de enero, pero ya le adelanto que serán muy malos», afirmó el presidente de la patronal.

Ante esta situación, Pastor indicó que las empresas del sector han respondido mediante reajustes de plantilla y reducciones de costes «de todo tipo». Pastor advirtió no obstante que, de mantenerse la situación de atonía general en las ventas, algunas de estas empresas se podrían ver abocadas a tener que traspasar sus concesiones.

Desde la patronal indicaron que la crisis de ventas es general en el segmento de particulares y también en el de vehículos comerciales, en ambos casos generada directamente por la reducción del consumo y de la inversión en el actual contexto de crisis económica.