0

El Govern ha celebrado hoy el «gran civismo» con el que ha sido acogida por los usuarios de establecimientos públicos como bares y cafeterías la prohibición de fumar en estos lugares que impone la nueva Ley del Tabaco.

La portavoz del Ejecutivo, Joana Barceló, ha destacado la ausencia de incidentes tras la entrada en vigor de las nuevas restricciones a los fumadores y ha apuntado que en los seis primeros días de vigencia de la norma se han registrado en Baleares tres denuncias.

En su comparecencia ante la prensa tras la celebración del primer Consell de Govern de 2011, Barceló ha recordado que los funcionarios de la Conselleria de Salud y Consumo vienen realizando diariamente unas 50 inspecciones en establecimientos públicos para controlar el cumplimiento de la Ley del Tabaco.

En estas inspecciones, que por el momento tienen por objetivo principal informar sobre el contenido concreto de la norma, se han detectado infracciones leves relacionadas principalmente con la ausencia de rótulos que adviertan sobre la prohibición de fumar.

La portavoz del Govern ha explicado que muchos locales de ocio aún mantienen los carteles que distinguían entre zonas para fumadores y zonas libres de humo, y ha recalcado que por el momento los inspectores avisan de las deficiencias sin imponer sanciones.

«Si una vez detectados y avisadas las deficiencias no se hace caso, se pasa a otra fase», ha advertido Barceló.

Por otro lado, la portavoz a informado de que el Govern ha declarado hoy «inversión de interés autonómico» el gasoducto de transporte secundario que discurrirá entre Son Reus y Andratx.

Esta instalación de transporte de combustible se prolongará a lo largo de 42 kilómetros por los términos municipales de Palma, Esporles, Calvia y Andratx.

El coste de la construcción de este gasoducto, que ejecutará la empresa Endesa Gas Transportista, es de diez millones de euros, y está previsto que pueda ponerse en servicio a finales del presente año.

Además, el Consell de Govern ha dado su visto bueno a dos subvenciones concedidas por el Ministerio de Medio Ambiente para el cierre y desgasifiación de vertederos de basuras por un importe total de 859.000 euros.

El Ejecutivo autonómico destinará 470.000 euros de esta aportación estatal al sellado del vertedero de la Ermita, en Manacor, y los 389.000 restantes a la eliminación de los gases generados por la descomposición de residuos en el vertedero de Son Reus.