El Hospital Comarcal d´Inca, pionero en los partos bajo el agua. | M.R.

3

La Conselleria de Salut i Consum ha invertido 950.883 euros en la implantación de la estrategia de atención al parto normal, la atención perinatal y el impulso de prácticas seguras en los centros sanitarios durante los últimos tres años, con el objetivo de promover un parto humanizado, ofrecer un trato individualizado y una atención integral a la mujer y su familia.

En el año 2009 se produjeron 8.621 partos en los hospitales públicos de las Islas, un 5,2 por ciento que el año anterior. Además, el 20,3 por ciento, es decir, uno de cada cinco, se produjeron mediante cesárea, cuando a nivel nacional este tipo de partos está sobre el 24 por ciento.

Esta estrategia permite que la mujer pueda decidir sobre el tipo de parto que quiera tener, siempre que no haya factores de riesgo. Así, se atiende el parto como un proceso normal, con la mínima intervención posible y garantizando la vigilancia maternal y fetal necesaria. En cualquier caso, se respeta la autonomía, la información y la intimidad de la mujer y de su pareja.

Además, para ello la Conselleria ha fomentado la adecuación de las infraestructuras de la maternidad de los hospitales. Por ejemplo, en el Mateu Orfila ha ampliado la sala de partos, en Son Llàtzer se han abierto dos salas más de observación, o en el de Inca hay un par de bañeras.

Por otro lado, el Govern está trabajando en la elaboración de un protocolo de asistencia al parto que regule las condiciones básicas, la coordinación de los dispositivos asistenciales y las prácticas profesionales.

En el caso de los procesos de obstetricia, los centros de salud cuentan con comadronas que realizan el control del embarazo y trabajan en estrecha relación con el hospital, de manera que tienen acceso telefónico para consultar cualquier duda con las comadronas o con ginecólogos de hospitalización.