5

Air Berlin ha comenzado a cobrar la nueva tasa aérea alemana en las reservas de sus vuelos desde el país germano a partir del próximo año para «dar seguridad» a la planificación de pasajeros, touroperadores y distribuidores, aunque reembolsará dicho importe en caso de que fracase el proyecto de ley en curso.

Según informa la aerolínea en un comunicado, la tasa acordada por el Gobierno alemán aplicará un recargo de 8, 25 ó 45 euros -dependiendo de la duración del vuelo- en todas las operaciones que partan desde los aeropuertos alemanes a partir del 1 de enero de 2011.

La compañía señala que «se ve obligada» a imputar a los pasajeros el aumento del gasto desde este momento debido a que «sería muy difícil cobrar esta tasa con posterioridad».

Sin embargo, Air Berlin aclara que «seguirá luchando contra estas cargas dirigidas unilateralmente contra la empresa», por lo que reembolsará su importe en caso de que el proyecto de ley fracase durante el proceso parlamentario.

Legitimidad

Por otro lado, la 'low cost' ha advertido que los sistemas globales de reserva de vuelos -como es el caso de Amadeus- comenzaron a aplicar también la tasa aérea a los vuelos de la aerolínea desde el sábado de la semana pasada sin que la compañía hubiese tomado ninguna iniciativa al respecto. «Air Berlin está comprobando la legitimidad de dichos hechos», agrega el comunicado.

La compañía asegura que esta tasa «no sólo supone un programa de reactivación coyuntural para aerolíneas extranjeras, sino que también distorsiona masivamente la competencia dentro de Alemania», puesto que «no se impone teniendo en cuenta el precio y la clase de reserva».

«La tasa grava desproporcionadamente a las empresas que transportan pasajeros en vuelos directos y con menos carga y pasajeros en tránsito», concluye el comunicado.

El director general de Air Berlin en España, Alvaro Middelmann, ha criticado recientemente la aplicación de esta «desafortunada medida» que «únicamente busca recaudar dinero», pues «si realmente fuera dirigida a preservar el medio ambiente debería aplicarse también al resto de medios de transporte».