0

El aumento de las temperaturas durante el verano, los aires acondicionados y el cambio de vida durante las vacaciones estivales trae consigo una serie de riesgos que debemos considerar para prevenir enfermedades que, aunque se pueden presentar en cualquier época del año, se incrementan en esta temporada provocando molestias, malestar y visitas al médico.

El hecho de que las Islas sean una zona turística con millones de visitantes durante los meses de julio y agosto hace que la actividad de los centros de salud y PACs se incremente considerablemente y que, en algunos casos, hasta se duplique.

Actividad

Así lo reconoce José Ignacio Ramírez, director médico del Punto de Atención Continuada (PAC) de Santa Ponça (Calvià), uno de los centros sanitarios con urgencias con mayor actividad durante los meses de verano.
«En nuestro centro la actividad aumenta entre un 30 y un 50 por ciento en ésta época del año con respecto a los meses de invierno», afirma el doctor Ramírez, aunque sostiene que en invierno también tienen trabajo porque «nos visitan los turistas del Imserso».

El PAC de Santa Ponça, que como tal también presta servicios de urgencia, cuenta con una plantilla de 11 médicos de familia y 3 pediatras, atiende una media de 600 pacientes al día durante la temporada turística.

«No hay enfermedades típicas del turista», indica el doctor Ramírez, aunque reconoce que, «muchos de los turistas que acuden a nuestro centro -ubicado en un término municipal que no cuenta con un turismo de gran calidad- presentan problemas de excesivo consumo de alcohol y heridas por agresiones».

Enfermedades

Las enfermedades más frecuentes en verano son, tal y como explica Ramírez, las gastroenteritis, «producidas en muchas ocasiones por consumir productos en mal estado» por distintas causas, como el hecho de haber estado demasiado tiempo al sol o sin refrigerar. «También tenemos pacientes con insolación -más en el caso de los extranjeros- por haber estado demasiado tiempo al sol sin protección», manifiesta el doctor.

«Este año hemos notado un incremento de las enfermedades respiratorias, bronquitis, faringitis y resfriados», afirma el director médico del PAC de Santa Ponça y concreta que en muchos casos es debido «a los cambios de temperatura y a los aires acondicionados».

Sin embargo el doctor manifiesta que «por el momento hemos tenido muy pocos casos de picaduras de medusas», que si que se notaban considerablemente durante otros veranos.

Los médicos recomiendan que, para proteger la salud durante el verano y poder disfrutar de las vacaciones, es importante comer bien y cuidar mucho la higiene y frescura de los alimentos que consumimos. Hervir bien el agua que se va a consumir.

Cambiar de inmediato la ropa húmeda en caso de haberse mojado y evitar los cambios rápidos de temperatura al utilizar ventiladores o aires acondicionados.

Proteger la piel del calor y la humedad, limpiándola bien todos los días y aplicando crema. Es importante también evitar estar al sol durante las horas fuertes para prevenir el cáncer de piel y las quemaduras. Y atender a tiempo bajo control médico adecuado, cualquier síntoma de enfermedad o infección.