El precio del billete de la EMT entre los más caros de España | T. Ayuga

1

La ciudad de Palma se encuentra entre las cinco ciudades que tienen el billete de autobús más caro, con un precio de 1,25 euros por viaje, según un estudio comparativo realizado por la organización FACUA-Consumidores en Acción en cuarenta ciudades españolas. Las tarifas de los autobuses urbanos presentan diferencias de hasta un 160,2 por ciento según el citado estudio, con una media de 1,02 euros para el billete univiaje y de 6,25 para la tarjeta de diez.

Según un comunicado de la FACUA, en el caso del billete de un solo viaje las diferencias entre el precio más alto y el más bajo alcanzan el 133,3 por ciento, con Barcelona con el billete más caro, 1,40 euros, seguido de los de Girona, Palma, Adeje (Tenerife) y Valencia, todos a 1,25 euros. Las tarifas más bajas en esta modalidad las ofrecen Logroño, con un importe de 0,60 euros, Lugo (0,64), Cuenca y Arrecife, ambas con 0,70 euros.

Utilizar el bonobús o tarjeta recargable representa una media de ahorro mínimo del 38,7 por ciento frente al univiaje en las modalidades que no permiten transbordo, y entre el 35,1 y el 67,5% (en función del número de transbordos que se realicen) en las que sí ofrecen esta posibilidad. Catorce de las cuarenta ciudades encuestadas tienen una modalidad de bonobús o tarjetas recargables sin transbordo, veinte tienen una con transbordo y en otras cinco existen las dos, mientras que sólo una ciudad, Tarragona, no tiene estas modalidades de billete.

El bonobús o la tarjeta con diez viajes sin transbordo cuesta una media de 6,25 euros, lo que supone un aumento medio del 6,3%, y, en los casos de los que incluyen transbordo, el precio medio es de 6,62 euros, con un incremento del 3,9% con respecto a 2009. Los bonos o tarjetas recargables más caros son el con transbordo de Murcia, con un precio de 11,76 euros por diez viajes (el más caro por sexto año consecutivo), seguido del sin transbordo de Madrid, 9,00 euros, y el con transbordo de Girona, 8,80 euros.

Los bonos más baratos son el sin transbordo de Lugo, 4,50 euros y el con transbordo de Logroño, 4,52 euros, seguidos por los bonos con transbordo de Salamanca y Arrecife (Lanzarote) y el sin de Logroño, 5 euros. Madrid es la ciudad en la que el incremento del bono ha sido mayor, un 21,6 por ciento, y Bilbao en la que comprar un bonobús o tarjeta representa un ahorro más elevado con respecto al billete univiaje, un 52,5 por ciento si no se hace uso nunca del transbordo y hasta el 76,3 si se utiliza en diez ocasiones.

Por el contrario, las empresas de autobuses que premian menos a los usuarios habituales del transporte público son Lugo, con un ahorro del 1,6% si no se utiliza el transbordo y del 50,8% si se hace en los diez viajes, y Murcia, donde el bonobús con transbordo frente al univiaje supone un ahorro entre el 17,6% y el 41,2%. En cuanto a la tarjeta mensual, existente en 17 de las 40 ciudades analizadas, cuesta una media de 33,42 euros, con precios que difieren hasta un 156,1%, desde los 49,30 euros de Barcelona (válido para los desplazamientos integrados en todos los medios de transporte) hasta los 19,25 euros de Salamanca.

Las 40 ciudades analizadas tienen tarifas especiales para jubilados y pensionistas que cumplan determinados requisitos que varían de una ciudad a otra, y la mayor parte de ellas, 36, las tienen para jóvenes y estudiantes, mientras 21 tiene precios bonificados para usuarios discapacitados.

La FACUA ha demandado a los ayuntamientos que ofrezcan participación a las asociaciones de consumidores en las decisiones que afecten a la calidad y tarifas del sector, por lo que ha pedido la entrada de las organizaciones que representan los intereses de los consumidores en los consejos de administración de las empresas públicas de autobuses.