Previous Next
3

Un total de 719 estudiantes universitarios que este año han finalizado con éxitos sus estudios en la UIB fueron los protagonistas ayer de la ceremonia de graduación del curso 2009-2010 de la Universitat de les Illes Balears, un acto al que, como ya es tradicional, asistieron también familiares y amigos de los nuevos diplomados o licenciados que se enfrentan ya al mercado laboral y a la búsqueda del primer trabajo.

La ceremonia siguió el mismo protocolo académico y arrancó con la llegada a la explanada situada frente al rectorado de la procesión académica, formada por el Claustre de la Universitat, que abría el bedel de la Universitat, portando los símbolos que representan a la institución universitaria, al ritmo de la cantata 'Processó acadèmica', creada por el artista Joan Valent.

Daniel Gabriel Pons, alumno que este curso se ha licenciado en Bioquímica, fue el encargado de pronunciar el parlamento de graduación en representación de todos sus compañeros que, como él, han finalizado sus estudios este año. Un discurso que hizo referencia al «punto y aparte» que marca este acto y el comienzo de «una nueva vida», dando las gracias a la UIB por ser una universidad pública que «permite a todos estudiar».

Premios extraordinarios

A continuación, siguiendo el guión, llegó el momento más esperado: la entrega de títulos de graduación a los estudiantes. Como manda la tradición, los universitarios fueron acercándose a la mesa que presidían la rectora de la UIB, Montserrat Casas, y el president del Govern, Francesc Antich, para recoger sus títulos.

En esta edición, se hizo entrega de 24 premios extraordinarios de licenciatura y diplomatura de la Universitat. También se entregaron los diplomas por los máster en Física, Filosofía Contemporánea y Dirección y Planificación del Turismo a César Manuel Díaz, John Onyekachi, Margalida Alcover, Alicia Carbonell y Bartomeu Mas, respectivamente; y, por segundo año, se entregó un diploma a los doctores que han leído su tesis doctoral durante el año académico. En concreto, recibieron un diploma Andreu Jaume, Bàrbara Terrasa y Antoni Bennàssar.

A continuación, la rectora Montserrat Casas explicó que la Universitat ha dado a sus graduados lo que nadie conseguirá «el conocimiento, las habilidades y las competencias que les han de permitir realizarse como personas libres y críticas», al tiempo que señaló que se enfrentan a una situación económica difícil. Por su parte, el presidente del Govern, Francesc Antich, hizo hincapié en la importancia de estudiar y seguir formándose porque «el mundo es de los emprendedores», al tiempo que señaló que «no es bueno que un joven deje los estudios para ganar unos cientos de euros ya que, eso significa el fracaso de nuestra sociedad», señaló.

El acto finalizó con la interpretación del himno universitario 'Gaudeamus Igitur', interpretado por las corales de la UIB.