José Ramón Bauzá junto a Miquel Ramis, Antònia Vallès y Joan Rotger. | P. Pellicer

22

El presidente del Partido Popular de Balears, José Ramón Bauzá, aseguró ayer que en las Islas impera «una ley de Murphy propia». «Antich es garantía de error: si algo puede ir mal, con él saldrá peor», remató, y señaló que esto es lo que está sucediendo en Balears. Bauzá hizo esas declaraciones en una comida que su partido celebró en el polideportivo de Sencelles y a la que asistieron cerca de 400 afiliados y simpatizantes del municipio. También estuvieron presentes el secretario general de la formación, Miquel Ramis; el presidente del PP de Mallorca, Joan Rotger, y algunos alcaldes de pueblos cercanos.
Bauzá reiteró que la solución a la crisis económica «no pasa por una subida de los impuestos y un recorte de los salarios», sino por «aplicar recortes a los gastos superfluos y gastar sólo en aquello imprescindible». El presidente del PP y también alcalde de Marratxí definió su programa político como «el del sentido común».
«La alternativa»
Bauzá aseguró que la formación que preside «es la única alternativa al caos económico y laboral» existente. «Ciertamente, ni Antich ni Zapatero han causado la crisis, pero tampoco han hecho nada para salir de ella: ellos son los culpables de que hayamos llegado a este punto», aseveró.
La comida a la que asistió Bauzá la había organizado la junta local del PP de Sencelles. Según sus responsables, «unos 400» afiliados y simpatizantes de Sencelles, Biniali y de los otros llogarets que componen el municipio asistieron al acto.
Cabe señalar, asimismo, que precisamente el pasado sábado Bartomeu Morro (Independents-PSOE) se convirtió en «el primer alcalde de izquierdas de Sencelles». El presidente de la junta local del PP, Ventura Rubí, reconoció que efectivamente había sido el primero, «pero también será el último», auguró.