4

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha otorgado a Sampol, Ingenierías y Obras autorización como distribuidor de energía en el territorio de Balears en una resolución fechada el pasado 19 de mayo, circunstancia que supone la ruptura del monopolio de Endesa en este segmento del mercado eléctrico. El presidente de esta empresa, Gabriel Sampol, señaló que es la primera autorización que se concede en España en los diez últimos años.
Como se recordará, la liberalización del mercado eléctrico ha supuesto en España la ruptura de los monopolios en la generación eléctrica, del la red de transporte, de la distribución y de la comercialización eléctrica, si bien todavía quedaban hasta la fecha dos monopolios «naturales» en la distribución energética en Balears y Canarias, según recordó Gabriel Sampol.
El presidente de esta empresa mallorquina indicó que la liberalización de la distribución eléctrica ha sido posible por la aprobación por el Gobierno del decreto 17/2007, que estableció que todas las redes de transporte de electricidad (alta tensión) debían ser gestionadas por un nuevo ente, Red Eléctrica Española, que en estos momentos está negociando los precios que debe pagar a sus antiguas propietarias, las empresas eléctricas, para asumir también su propiedad de estas líneas.

Puntos de conexión
Con la asunción de estas líneas de transporte, Red Eléctrica pasa a controlar la energía que las centrales vierten a la red, que es subvencionada por el Estado, y al mismo tiempo autoriza los nuevos puntos de conexión a la red de transporte que solicitan los distribuidores de energía. Hasta la fecha, la puesta en marcha de estos nuevos puntos de conexión en Balears, caso de promociones de nuevos polígonos industriales o promociones inmobiliarias independientes, debían ser realizadas por Endesa, además de Eléctrica de Sóller en el municipio de Sóller, que es un caso único en las Islas.
«Las compañías eléctricas luchaban para quedarse primero la red de transportes y también querían continuar como únicos distribuidores, pero el Gobierno ha apoyado la liberalización para romper estos monopolios que han sido muy onerosos para las compañías», afirmó el presidente de Sampol, Ingenierías y Obras.
En este sentido, Sampol aseguró que la liberalización de las distribuciones de energía «supondrá un abaratamiento drástico» de los nuevos puntos de conexión, que requieren de la construcción de subestaciones eléctricas, en los que incurren los promotores de polígonos industriales o de desarrollos urbanísticos, hospitales, entre otras infraestructuras.
El presidente de la eléctrica mallorquina explicó que hasta la fecha el promotor de cualquier proyecto con necesidad de un nuevo punto de conexión a la red de transporte se debía dirigir a Endesa, que le cobraba la línea -también de transporte- hasta la correspondiente subestación y también les cobraba la red de distribución de energía desde esa subestación hacia los puntos de consumo.
El presidente de la eléctrica mallorquina afirmó que su empresa, en los dos proyectos del Parc Bit y en el nuevo polígono de Son Fosquet (Llucmajor) sólo cobrará la red de distribución, ya que Red Eléctrica Española se hará cargo del coste de llevar la red de transporte de energía hasta esas subestaciones. «Red Eléctrica tiene presupuesto específico parra los puntos de conexión necesarios para alimentar las subestaciones», afirmó Sampol. «Nosotros ahorraremos 4 millones de euros al Govern en el Parc Bit y a Gestur en el nuevo polígono de Llucmajor», añadió
El presidente de Sampol, Ingenierías y Obras acusó además a Endesa de querer cobrar a a Red Eléctrica Española las nuevas líneas que dan energía a las subestaciones eléctricas en la negociación del cambio de titularidad de la red de transporte de energía.
«Existen más de diez grandes proyectos de suministro de energía eléctrica parados en Mallorca, sobre todo de polígonos industriales, por los precios que cobra Gesa», afirmó Gabriel Sampol.
En cuanto a las perspectivas de negocio como distribuidor de energía, el presidente de Sampol, Ingenierías y Obras destacó que en estos momentos están condicionadas por la recesión económica, si bien recordó que su empresa ya tiene encargos los dos proyectos del Parc Bit y de Son Fosquet (Llucmajor).
«La subestación del Parc Bit nos permitirá alimentar el hospital de Son Espases, el metro en su acometida de la UIB y el propio Parc Bit como distribuidores», afirmó Sampol.