1

El presidente del Govern, Francesc Antich, se reunirá durante esta semana con los presidentes del PP y de Unió Mallorquina, José Ramón Bauzà y Josep Melià, con el fin de explicarles las medidas de recorte social aprobadas por el Gobierno central para reducir el déficit público, y que supondrán para Balears un recorte de unos 200 millones de euros que la Comunidad deberá ahorrar para cumplir con los objetivos del Ejecutivo central.

Fuentes del Govern han informado que la reunión con el líder de los 'populares' no tendrá lugar mañana, tal y como señaló esta mañana el portavoz parlamentario de la formación, Francesc Fiol, sino que se desarrollará jueves o viernes, a fin de que Antich pueda analizar el marasmo de datos contenidos en el plan de ajuste con mayor detalle.

Paralelamente y en otro momento, el presidente se reunirá también con el líder de UM, Josep Melià, para tratar el mismo asunto. Antich deberá explicar a los líderes de los dos partidos en la oposición cómo se van a ver afectados los recursos disponibles de la comunidad una vez entren en vigor los recortes previstos por el Gobierno, que, entre otras medidas, contemplan una reducción del salario de los empleados públicos una media de un 5%, la congelación de las pensiones contributivas y la paralización de las inversiones no comprometidas.

A estas medidas ya anunciadas por el Gobierno se sumó ayer otro ajuste que levantó una gran polvareda entre los alcaldes, consistente en que los ayuntamientos no podrán solicitar crédito para hacer frente a su financiación. Pese a que la restricción debía entrar en vigor hoy, el Gobierno ha rectificado y no será hasta el 1 de enero de 2011 cuando los ayuntamientos tendrán prohibido endeudarse más.

En relación a la congelación de inversiones, el Govern ha ordenado el bloqueo de parte de las inversiones presupuestas pero no comprometidas, equivalente al 4% del total de inversiones, lo que supondrá a un ahorro de 30 millones de euros.

Por otra parte, el Gobierno ha pedido a las comunidades y ayuntamientos un ahorro de 1.200 millones de euros que deberán aportar al recorte de 15.000 millones que hará el Estado. A Baleares le corresponde ahorrar 30 millones de euros.