1

El presidente del Govern, Francesc Antich, no piensa destituir a Josefina Santiago como consellera de Benestar Social pese a la crisis de Esquera Unida. Santiago, que ha abandonado EU para integrarse en Esquerra XXI, seguirá en el Govern porque, según Antich, «su trabajo es extraordinario».
El jefe del gabinete autonómico mostró su apoyo a Santiago y negó haberle solicitado el cargo. «Yo no he reclamado nada a ninguno», dijo.

Desde la propia Esquerra Unida son conscientes de que tienen la batalla perdida si aspiran a provocar la destitución de los cargos públicos a los dirigentes que han abandonado la formación política, es decir, Josefina Santiago, Miquel Roselló, Lila Thomàs y el propio David Abril, ex coordinador de EU.
Estado federal

Josefina Santiago, y también portavoz de Esquerra XXI aseguró ayer que el grupo escindido desde hace unos días de EU plantea «avanzar hacia un estado federal» que supere el actual modelo de las autonomías que consideran superado.

«Defendemos que el modelo de las comunidades autónomas ya está superado y debemos ir hacia un estado federal donde las diversas comunidades o territorios actúen libremente y pacten con el estado lo que éste representa de forma común, que son cuestiones como la política exterior o el ejército, pero que en todo lo que atañe al territorio sean los ciudadanos de ese territorio quienes decidan», ha explicado Santiago en declaraciones a Efe.

La principal discrepancia con EU es que dicha formación, ahora denominada Esquerra Alternativa y Verde, quiere continuar siendo un partido federal unido a la dirección de Izquierda Unida nacional, mientras los discrepantes de Esquerra XXI manifiestan un carácter «federalista» y sin dependencias respecto a órganos centrales.

No pedirán cargos
Precisamente, la responsable de Organización de EU, Emylse Mas, declaró ayer que esta formación no ha tomado ninguna decisión, por el momento, respecto al futuro de sus hasta ahora militantes que ostentan un cargo en la administración balear en representación de este partido, aunque matizó que «a estas alturas de legislatura» lo que quieren evitar es provocar una crisis interna en EU, el Bloc y el Govern.