Los socialistas y el partido que lidera Rosa Díez, Unión Progreso y Democracia (UPyD), son las dos formaciones políticas que obtendrían un importante avance electoral en el caso de que se convocasen ahora unos comicios autonómicos, según se desprende de la encuesta realizada en exclusiva para Ultima Hora por el Instituto Balears de Estudios Sociales (IBES). Por el contrario, el PP y Unió Mallorquina, las formaciones más castigadas por la corrupción, retrocederían en su representación en el Parlament.
A pesar de la crisis económica y de un perfil bajo en la gestión, el PSOE balear, con Francesc Antich al frente, ha reforzado su posición tras la ruptura del pacto con Unió Mallorquina. Según la encuesta del IBES, los socialistas podrían obtener entre uno y dos diputados más en Mallorca, aunque su posición en la circunscripción de Eivissa es más débil y podrían perder un escaño.
La otras gran formación política de Balears, el PP, retrocede posiciones y pierde tres puntos respecto a los datos obtenidos en 2007. En total, los conservadores podrían perder entre uno y dos disputados en el Parlament, consecuencia directa de los casos de corrupción política que se acumulan en sus filas y un liderazgo no consolidado de su presidente, José Ramón Bauzá.
La consulta demoscópica del IBES revela que los últimos movimientos realizados por la dirección regional del Partido Popular no están teniendo su reflejo electoral, como la integración de Carlos Delgado en la ejecutiva. De hecho, la participación del alcalde de Calvià ha aumentado la brecha entre regionalistas y españolistas en su propia formación política, circunstancia que provoca que muchos simpatizantes del PP se decanten por la abstención o por dar su apoyo a otros partidos, como UPyD.
En todo caso, el PP se aleja de la mayoría absoluta.
Una formación que tambièn acusa el avance del PSOE es el Bloc, una coalición que podría perder apoyos electorales en base al 'voto útil' hasta descender al 7 por ciento de los votos en el conjunto de las Islas, porcentaje que le permitiría mantener ajustados cuatro diputados.
En todo caso, el bloque de los partidos de la izquierda no logra alcanzar, tampoco, la mayoría absoluta en una hipotética confrontación electoral inmediata. Los partidos mayoritarios -UM, UPyD y AIPF- tendrían la clave para el futuro político de Balears, el cual sigue, por tanto, abierto y marcado por una elevadísima abstención y un importante papel del voto oculto a la hora de mostrar las preferencias políticas.