0

Antoni Alemany, conseller d'Obres Públiques i Hisenda del Consell de Mallorca, se ha propuesto recuperar el ritmo del convenio de carreteras suscrito con el Gobierno central a principios de legislatura y arrancar dentro de este trimestre las obras de mejora de los accesos a Palma, aún así no será una vorágine de obras las que veremos este año y las adjudicaciones llevarán su tiempo. «Quiero introducir un cambio importante y es que los proyectos estén bien revisados antes de proceder a las contratación de las obras, lo cual supondrá un retraso en las adjudicaciones. Por mi experiencia en Hacienda sé que es mejor estudiar más los proyectos para evitar problemas en el transcurso de las obras».
El Consell prevé materializar una inversión de 105 millones de euros correspondientes a las anualidades de 2009 y 2010. En estos momentos, sólo dos obras del convenio están en marcha desde el año pasado: el tercer carril de la Vía de Cintura con una inversión de 15,5 millones de euros y la variante de Son Servera, que cuesta 9,5 millones.
Adjudicado está también el acceso al hospital de Son Espases por 6 millones de euros. Todavía no hay mucho movimiento de obras en la carretera de Valldemossa, pero las obras deben estar concluidas para final de año. El proyecto lo ejecuta la misma Unión Temporal de Empresas que construye el hospital.
En este momento se está iniciando el proceso de adjudicación de la mejora de conexión de la Vía de Cintura con la carretera de Manacor. El proyecto prevé una salida de la vía rápida a través de un paso inferior con salida a la altura del campo de fútbol del Atlético Baleares, que descongestionará la rotonda de Can Blau. Esta obra tiene un presupuesto de 7 millones de euros.
Este trimestre también se procederá a contratar el enlace de la autopista de Llucmajor con el Molinar, una obra que esperan desde hace años los vecinos de esta zona.
El proyecto presenta su complejidad, según explica Alemany. La salida de la autopista coincidirá con el trazado del tranvía y el proyecto estudia una solución. Esta obras costarán 12 millones.
Pero es la vía conectora o el segundo cinturón de Palma el proyecto que lleva más retraso, reconoce el titular insular d'Obres Públiques. «Estamos en proceso de ejecución del proyecto», indica. «Esta carretera tiene un problema muy grande al ir pegada a suelo urbano. Hay muchos problemas puntales que resolver».
La obra finalmente se ejecutará en ocho proyectos y cada uno se adjudicará por separado. «Todos los tramos tendrán su utilidad independientemente de que se realice el siguiente», asegura Alemany. El trazado será el acordado por todos los partidos del pacto que reducía el impacto del anterior segundo cinturón. El objetivo es comenzar a adjudicar la obra a final de año.
Será, sin duda, la obra de mayor envergadura por su presupuesto de 100 millones de euros. Para este ejercicio, la inversión será de 33 millones de euros.
Finalmente, este año, también se adjudicarán las variantes de Llubí (5 millones) y Porto Cristo (6 millones), así como el acceso de la autopista de Inca a Lloseta, una obra que costará 11 millones de euros.
Antoni Alemany anunció que se quiere modificar el convenio de carreteras para darle más agilidad. «Este año no habrá problemas, pero surgirán cuando haya obras que se adjudiquen por más dinero que el asignado en el convenio de carreteras. Según lo firmado, el Consell no tiene autonomía para recuperar con obras del convenio. Lo que pretendemos es que dar más autonomía a la comisión mixta y que pueda cambiar aspectos del convenio».