0

El presidente de la Asociación de Industriales de Mallorca, ASIMA, Miguel Bordoy, expresó ayer el «desengaño» de sus asociados ante las «sucesivas manifestaciones de la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, respecto a la suspensión de licencias urbanísticas en las 'zonas M' de los polígonos y la no repercusión de sus efectos en los polígonos de Son Castelló y Can Valero».
Desde la patronal Asima, que ayer celebró su asamblea general anual, afirman que el Ajuntament de Palma realiza una interpretación rigurosa del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y sólo permite el uso industrial en las zonas de los polígonos catalogadas como de «tipo M», por lo que se han paralizado proyectos de oficinas y comerciales en los polígonos.
Modificación
Asima recuerda al mismo tiempo que esta interpretación se produce después de la modificación del PGOU aprobada durante la pasada legislatura, a partir de la cual se permitía a los promotores construir tantas plantas como quisieran en los polígonos, sin superar una altura máxima de 13,5 metros en el caso de las citadas zonas «M», lo que favoreció la compra de suelo y la proliferación de numerosos proyectos con plantas comerciales y de oficinas en los polígonos alredor de la ciudad, algo a lo que el Ajuntament de Palma ha puesto freno. En todo caso, ASIMA remarca que lo que pretende es optimizar los volúmenes disponibles para las empresas ya instaladas y no favorecer nuevos desarrollos de suelo.