Las obras de Son Espases siguen buen ritmo. | Redacción Local

9

El conseller de Salud y Consumo, Vicens Thomàs, negó hoy haber «desviado» 96,9 millones de euros en el sobrecoste que supone la modificación del proyecto de ejecución y equipamiento del futuro Hospital de Son Espases y remarcó que las cuentas de esta infraestructura están «muy claras», por lo que «no se ha gastado ni un euro por capricho, sino por imperiosa necesidad».

En una rueda de prensa, Thomàs replicó así a la portavoz del PP, Aina Castillo, quien esta mañana acusó al Ejecutivo balear de «ocultar» el gasto de casi 40 millones de euros en la modificación del proyecto del hospital, que se sumarían a los 60 millones anunciados inicialmente por Thomàs.

En este sentido, el conseller admitió estar «un poco harto de las manipulaciones» del PP, teniendo en cuenta que el sobrecoste del hospital asciende «a 60 millones de euros y no a 96,9 millones», lo que representa 1,8 millones más cada uno de los 29 años que dura la concesión de esta infraestructura sanitaria.

«Nosotros no tenemos nada que esconder y puedo garantizar que todo se ha hecho desde la más absoluta legalidad», resaltó Thomàs, quien aseveró que, en caso de que Castillo decida llevar este tema a la Fiscalía, la Conselleria de Salud y Consumo «facilitará toda la documentación para que se revise desde el primer momento toda la tramitación administrativa durante el anterior Govern del PP».

En concreto, advirtió de que «se analizaría la decisión del solar en el que está construido el nuevo hospital; el traslado del proyecto original de Son Dureta el año 2002 a los terrenos de Son Espases; el proceso de licitación; todos los hechos que sucedieron hasta la adjudicación; el proyecto definitivamente adjudicado; los pagos realizados; las diferentes empresas que intervinieron y todas las adaptaciones realizadas en esta legislatura».

Acusaciones del PP

La portavoz del PP, Aina Castillo, acusó hoy al Govern de «desviar» 96,9 millones de euros en el sobrecoste que supone la modificación del proyecto de ejecución y equipamiento del futuro Hospital de Son Espases, lo que supone casi 40 millones de euros más que los anunciados por el conseller de Salud, Vicens Thomàs, quien hace unas semanas avanzó que las obras tendrían un sobrecoste de 60 millones de euros, respecto al presupuesto inicial.

En una rueda de prensa, Castillo censuró que los 96,9 millones «representan un desvío de un 50 por ciento respecto al presupuesto inicial» de 2006, que ascendía a 203,03 millones de euros, mientras que el contrato modificado en 2010 se elevaba a 272,6 millones de euros, lo que significa un incremento de 69,5 millones incluyendo los 9 millones en concepto de IVA.

Sin embargo, indicó que se deben sumar otros conceptos a la modificación del proyecto, entre los que citó una partida de 1,2 millones de euros, correspondientes a los honorarios que hay que pagar a los arquitectos, encargados de introducir las reformas en las obras de la infraestructura sanitaria.

Además, añadió que se debe incluir una partida de 12,5 millones de euros para el equipamiento que rescata el Ib-Salut y del que, en principio, se iba a encargar una empresa concesionaria. Asimismo, indicó que hay un impuesto de 8,6 millones de euros que también será asumido por el Ib-Salud, a pesar de que estaba previsto que lo abonase la empresa concesionaria que se iba a encargar del equipamiento.

Por otro lado, Castillo señaló que al presupuesto inicial también hay que sumarle una nueva partida de 3,2 millones de euros, relativa al incremento de las licencias municipales, debido a que se han solicitado nuevas para llevar a cabo la modificación del proyecto del hospital. Por último, hay que sumarle una última partida de 1,6 millones de euros, referida a la licitación del suplemento de la canalización de aguas.

Por tanto, acusó al presidente del Govern, Francesc Antich, y al conseller de Salud de «faltar a la verdad» al haber anunciado un sobrecoste de 60 millones de euros, cuando, en realidad, éste «asciende a casi 100 millones de euros».

La portavoz 'popular' advirtió de que en caso de que durante la comparecencia de Thomàs el próximo miércoles ante el Parlament para detallar el sobrecoste del Hospital Son Espases no dé las explicaciones necesarias sobre el «desvío» de 96,9 millones de euros, el PP valorará cualquier tipo de actuación legal como denunciar los hechos ante la Justicia.

«No quiero presuponer que haya habido algún tipo de delito, ya que es posible que el sobrecoste esté justificado, pero quiero saber por qué el Govern falta a la verdad y se nos niega desde hace un año, además, el acceso al expediente informativo, correspondiente a la explotación de servicios no clínicos», recalcó Castillo.

Finalmente, preguntó al PSIB y al Bloc «por qué son presuntos delitos otros desvíos presupuestarios referidos a la pasada legislatura y, sin embargo, en este caso se mira hacia otro lado».