1

Josep Melià, el nuevo presidente de Unió Mallorquina, asegura que su formación política no ha descartado ninguna moción de censura y lamenta que PP y PSOE opinen sobre la situación de UM. Melià analiza la situación de UM horas después de ser elegido presidente de la formación.

-¿Qué valoración hace del congreso de UM?
-Ha sido un congreso positivo y hemos hecho el trabajo que habíamos planteado, es decir, la revisión de la estrategia política, de las ideas de UM y sobre todo de las prácticas políticas. La autocrítica era necesaria en UM.

-¿Y cómo interpreta el apoyo del 68% de los compromisarios?
-Yo creo que más o menos era lo lógico y normal. Hay gente que ha mostrado su incomodidad por el voto el blanco porque algunas ambiciones no se han visto satisfechas o porque alguien puede creer que hemos ido demasiado lejos en las prácticas políticas. El resultado es lógico en las actuales circunstancias políticas

-¿Se han sentido comparsas o palmeros de PP y PSOE?
-No, lo que yo quiero denunciar es que interpretan nuestras acciones en clave bipartidista, y que nuestro éxito y fracaso depende de pactar con PP o PSOE. Somos un proyecto con personalidad propia y nuestro éxito y fracaso dependerá de la consistencia de nuestra propia política. La gente opina de UM siendo del PSOE o del PP. Ese es un gran error

-¿Han descartado apoyar mociones de censura?
-No hemos descartado nada. Nuestra prioridad es estar en la oposición y presentar propuestas alternativas, pero si hay ingobernabilidad y la acción no funciona, UM tendrá que tomar sus decisiones

-¿Cómo interpreta que Grimalt, Ferrer y Ginard no estén en los órganos internos de UM?
-Cada caso es diferente. Grimalt está en una situación procesal y él mismo cree que tiene que resolverse antes que formar parte del Consell Nacional. Es algo transitorio. Ferrer quiere estar un poco apartado de la política y con Ginard se habló y él consideró que provisionalmente prefiere no estar en los órganos de dirección, si bien es posible integrarlo en el futuro.

-¿No cree que los casos de corrupción serán un riesgo para UM en las próximas elecciones de 2011?
-Es un riesgo evidente. Tenemos que dar las respuestas contundentes para que la gente que tenga esa tentación y que no nos den su apoyo por ese estigma nos siga apoyando. Hay que devolverles la confianza.

-¿Antich le ha planteado en algún momento que entren en el Govern?
-No.

-¿Y si lo hiciera, aceptarían?
-Si lo hiciera, lo estudiaríamos y lo analizaríamos

-¿Cree que la imagen de UM como partido bisagra le ha perjudicado?
-Una cosa es tener vocación de bisagra y que el objetivo sea ejercer esa función y otra cosa es que la aritmética parlamentaria nos haga ser decisivos. No tenemos que tener vocación de bisagra. Tenemos que tirar para adelante con nuestro proyecto. UM debe responder a sus propias ideas, no a una situación coyuntural.

-¿Era nececesario mostrar públicamente el apoyo de UM a los empresarios?
-Sí, esta legislatura hemos ayudado para que los empresarios y los emprendedores puedan salir triunfantes de la crisis y superarla, que ganen dinero, que haya mucha actividad. No criminalizamos esta situación. Esta legislatura hemos trabajado en la Conselleria de Turisme para colaborar en la creación de riqueza.

-Pero la Conselleria de Turisme ha sido noticia por la corrupción...
-Esa es una realidad mediática y tiene importancia, y ya veremos cómo acaba, pero tenemos que reivindicar lo que se ha hecho bien como fichar a Rafael Nadal y hacer un plan de marketing, entre otras muchas cosas.

-¿Será el candidato de UM al Parlament en 2011?
-No, no me lo he planteado. Ahora no toca

-¿Y si se lo piden?
-Cuando se plantee, ya veremos.

-¿Cuál es su objetivo más inmediato?
-El gran objetivo es consolidar el partido, que tenga una representación asegurada, como grupo parlamentario, cinco diputados si es posible, y que participe en dar estabilidad en la política balear.

-¿Le han llamado Munar, Nadal o Flaquer para felicitarle?
-Nadie. Las tres personas que me ha citado están de baja del partido y yo tengo una responsabilidad de cara al futuro, aunque me ha llamado mucha gente para felicitarme.