0

Unos seis jóvenes de entre 13 y 20 años acuden cada semana al Servicio de Otorrinolaringología del Hospital palmesano de Son Dureta por sufrir problemas auditivos derivados de un uso excesivo e inadecuado de aparatos de reproducción de música como los Mp3.

El jefe del Servicio, Manuel Tomás Barberán, alertó que la utilización de estos instrumentos está ocasionando problemas auditivos entre la población más joven. Así, destacó que actualmente tienen pacientes que presentan acúfenos -pitidos en los oídos- o pérdidas en la audición, «señales de alarma» que ocasionarán que, en un futuro, la población «va a oír peor que la generación anterior».

Barberán explicó que este tipo de aparatos genera mayores problemas auditivos que los que se utilizaban en el pasado porque son «más cómodos» y, por tanto, se usan durante más horas, y que gozan de una mayor potencia. Así, indicó que, por ejemplo, los 'walkman' no tenían «tanta calidad, no apetecía oírlos tan fuerte y las baterías eran peores», por lo que se usaban durante menos horas.

El otorrino señaló que este problema afecta principalmente a los jóvenes entre 13 y 20 años, ya que, a partir de esta edad, son «más moderados» en el uso de los Ipod. Así, advirtió que el uso continuado de estos aparatos puede derivar en una «trauma acústico» que, si se tratase de otros casos, se consideraría enfermedad profesional.

Por ello, destacó que el problema que existe en su utilización reside en la «intensidad y el tiempo» e indicó que el límite depende de cada individuo. No obstante, señaló que no se debe usar a más de 100 decibelios y, a esa intensidad, nunca llevarlo más de una o dos horas.