0

El conseller de Cultura del Consell, Joan Font, comentó ayer a este diario que se plantea que sean los «técnicos de la casa» quienes elaboren, o al menos «lleven la dirección», del proyecto museístico del Centro Internacional de Fotografía Tony Catany.

Font lo señaló al térmico de la visita que realizó a Llucmajor, donde se ubicará esta infraestructura, junto a la presidenta del Consell, Francina Armengol; el alcalde de la localidad, Joan Jaume Mulet, y la ex consellera de Cultura Joana Lluïsa Mascaró, que puso en marcha el proyecto. Tanto Font como Armengol conocieron ayer el edificio que albergó la casa del fotógrafo local Tomàs Monserrat y que fue adquirida por el Consell con fondos provenientes del Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Para ello, el Consell y la Conselleria de Comerç del Govern firmaron un convenio el pasado mes de septiembre por valor de 545.975 euros.

El Centro Internacional de Fotografía Tony Catany también contará con otro inmueble, la casa natal de este fotógrafo igualmente de Llucmajor que la cederá para este centro.

Font añadió ayer que ya dispone de una partida para el proyecto museístico y que, una vez finalizado éste, «saldrá a concurso la obra» de rehabilitación y adaptación de estos inmuebles, que tendrá que tener en cuenta las directrices que marque de dicho proyecto.

La casa de Monserrat tiene unos 400 metros, contó el conseller, además de un patio o corral y la peculiaridad de que en una de las plantas las estancias no están al mismo nivel, ya que iban añadiéndose según la familia iba consiguiendo recursos. «Unificar este forjado será complicado», reflexionó.

En 2010, Cultura dispondrá de 4.300.000 euros «para hacer realidad este proyecto», según un comunicado del Consell.