0

La falta de de solución a los accesos a Palma será objeto de debate de nuevo hoy, lunes, en el pleno del Ajuntament. El PP, en la oposición, insistirá en reivindicar que se emprendan las obras necesarias para evitar los colapsos diarios en las entradas y salidas de Ciutat. Los 'populares' han presentado esta legislatura seis mociones, varias preguntas y dos solicitudes de comparecencias sobre este tema, pero las actuaciones brillan por su ausencia. Así lo denuncian los regidores Àlvaro Gijón y Carlos Veramendi, quienes perciben que el tráfico cada vez es más denso en la capital.

Ambos regidores denuncian «la dejadez y pasividad» del Ajuntament de Palma y lo hacen extensible al Consell de Mallorca. La única obra que se ha licitado, critican, es el tercer carril de la vía de cintura, «pero si no se arreglan los accesos no servirá para nada. Ésta es como un sumidero de bañera, se le puede echar más agua, pero si no hay más salidas no haces nada», explica Gijón.

De esta forma, los regidores populares consideran que se tendría que poner en marcha ya el acceso al Molinar «antes de cualquier urbanización en Son Bordoy»; completar el enlace de la carretera de Sóller; ejecutar de inmediato el paso inferior para descongestionar Can Blau en el acceso a la carretera de Manacor, «una obra proyectada por el PP hace ya tiempo» y comenzar el enlace de Son Espases «donde no hay ninguna zona de reserva viaria», porque se corre el peligro de inaugurar el hospital sin accesos. Para el PP, fue una mala decisión el restringir el tráfico pesado por el Paseo Marítimo «cuando los informes técnicos de movilidad ya advertían que la Vía de Cintura se vería más saturada», precisa Veramendi.

Pero, sobre todo, reivindican el inicio urgente del segundo cinturón de Palma o vía concectora -«o como quieran llamarlo»-. «Ahora muchos vehículos obligatoriamente tienen que pasar por la vía de cintura para ir a la UIB cuando se podría evitar por el segundo cinturón», explican Gijón y Veramendi.

Pero, además, se daría solución también a la conflictiva a la rotonda de Sóller, donde el PP ya proyectó un paso elevado.