0

La primera de las reuniones que celebró la Unión Europea en Palma con motivo de la presidencia española -el V Diálogo Territorial del Comité de Regiones- sirvió para debatir sobre la crisis, pero no adoptó ninguna decisión concreta.

El presidente del Comité de las Regiones, Luc Van den Brande, pidió ayer en Palma «una mayor coordinación», así como una actuación más rápida de los distintos organismos europeos, para afrontar el plan de recuperación europeo frente a la crisis. Acompañado por Chaves, Van den Brande dijo en rueda de prensa celebrada en uno de los salones de la Almudaina que uno de los principales problemas «son la falta de coordinación entre los diferentes nivel de gobierno, así como la lentitud con las que se están aplicando las medidas aprobadas». El encuentro de ayer, uno de los muchos que se harán en Palma, es previo a la cumbre extraordinaria de febrero donde los líderes europeos analizarán una propuesta conjunta frente a la crisis.

Durante la comparecencia ante los medios, Van den Brande señaló que la crisis económica «es un problema europeo» y añadió que la recuperación sostenible «no podrá lograrse mediante decretos de instancias superiores».

«Aunque algunas regiones se vean más afectadas que otras, la crisis económica representa un problema europeo que requiere una respuesta igualmente europea».

La Unión Europea dio a conocer una encuesta que arroja un panorama preocupante. El 84 por ciento de las autoridades públicas comunicaron una disminución de la actividad económica en sus regiones o ciudades a lo largo de 2009, mientras que un porcentaje similar vio caer sus ingresos fiscales. Tres cuartas partes de los municipios y regiones que participaron en la encuesta registraron un aumento de desempleo, mientras que dos tercios se vieron obligados a aumentar el gasto social y los servicios asistenciales.