El president Antich se reunió con el vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves. | Alejandro Sepúlveda

0

Manuel Chaves, vicepresidente tercero del Gobierno, afirmó ayer en el Consolat de Mar que el aeropuerto de Palma reúne «todas las condiciones» para que sea una de las instalaciones aeroportuarias donde se aplique la cogestión entre el Gobierno central y la Comunitat Autònoma. Chaves, que mantuvo un encuentro con Antich en el Consolat antes de iniciarse la reunión de la Unión Europea, afirmó que se producirá un acuerdo «con toda seguridad» entre el Govern y el Gobierno central en relación a la cogestión aeroportuaria en Son Sant Joan. «El aeropuerto de Palma reúne todas las condiciones singulares para que pueda lograr una gestión autónoma», señaló Chaves tras reunirse con Antich.

El vicepresidente tercero del Gobierno aclaró que el gabinete de Rodríguez Zapatero presentará ante el Congreso de los Diputados un proyecto de ley para regular la gestión de los aeropuertos. Chaves defendió que el aeropuerto de Palma «forma parte del grupo privilegiado de aeródromos españoles que cuentan con beneficios económicos y un elevado número de pasajeros». Además, recordó que Son Sant Joan es «fundamental» para la entrada de riqueza en Balears por su importancia para el turismo de las Islas.

En relación a la cogestión aeroportuaria, el ministro de Fomento, José Blanco, afirmó que el nuevo sistema de gestión aeroportuario de AENA contemplará «la realidad singular» de los aeropuertos de Balears y Canarias y añadió, además, que cabe la posibilidad de que algunos centros de estos territorios puedan tener la consideración de «singulares», que contemplan la reforma de su sistema de gestión y una mayor cogestión. La postura ambigua de Blanco forzó la reacción de Antich, quien pidió públicamente que Son Sant Joan debía participar en la «primera línea» del nuevo modelo de gestión aeroportuaria debido a que cumple «todos los requisitos, como lo demuestran sus buenos resultados económicos en 2009 y las previsiones para 2010».

Antich insistió en que «no es posible que no se incluya a Son Sant Joan» en el nuevo modelo de gestión, mediante el cual el Govern, la Cámara de Comercio y otras instituciones podrán participar en la sociedad filial que se creará y que compartirá responsabilidad con una sociedad estatal. Sin embargo, el propio Gobierno dijo el pasado verano que Son Sant Joan no entraría, en principio, en la red de aeropuertos donde se aplicaría la cogestión. Esta postura del Gobierno obligó a Antich a presentar un protesta ante Zapatero durante un encuentro que ambos mantuvieron en el Consolat de Mar.

Además de la cogestión aeroportuaria, Chaves y Antich trataron sobre la reforma del Régimen Especial. Antich informó que se creará una ponencia parlamentaria para elaborar dicha propuesta, que posteriormente será trasladada ante el Congreso de los Diputados. Asimismo, Antich reivindicó que Balears reciba este año los 200 millones previstos en inversiones para las Islas que prevé el Estatut.