El museu de Lluc es uno de los que ya ha mostrado interés en formar parte de la red. | Pere Bota

0

Una decena de museos de Mallorca comienzan a trabajar en red, adelantándose al proceso oficial de integración en una xarxa de museus, que exige y recoge la Llei 4/2003 de 26 de marzo de Museus de les Illes Balears. Según la norma, los centros existentes a fecha de aprobación de la ley y que se calificaban a sí mismos como museos deberán adaptarse a ésta antes de julio de 2012 para conservar dicha categoría.

Este ajuste a la legislación implica grandes exigencias, entre otras, tener un plan director, bienes o colecciones adecuadas, presupuesto y personal suficiente, inventario del fondo, horario de visita pública, estatutos, plan de actividades y un fondo accesible para investigación, consulta, enseñanza y divulgación.

Mientras esto sucede, el Departament de Cultura del Consell de Mallorca ha puesto en marcha un proyecto para que dichos centros compartan un mismo programa informático de gestión. Esto les permitirá intercambiar información actualizada sobre sus catálogos de bienes, noticias, hacer consultas o poner en marcha colaboraciones, como exposiciones, entre otras cosas. Según explicó el director insular de Cultura, Maties Garcias, esta herramienta también se utiliza en museos como el Louvre o en Catalunya.

Registro e integración
En estos momentos, el Consell de Mallorca ya ha aprobado el reglamento administrativo que determinará el reconocimiento de los centros y que se integrará en un reglamento general que realizará el Govern balear. Una vez adaptados y reconocidos como museos o colecciones museográficas podrán organizarse, junto a los fondos de arte de las colecciones públicas organizadas como colección, en esta red. Pertenecer a esta estructura les reportará algunos beneficiados en diferentes actuaciones públicas como la concesión de ayudas y subvenciones, en la organización de circuitos o exposiciones itinerantes, en las ayudas a publicación de guías y catálogos, diseño de itinerarios culturales y turísticos, en la ayuda técnica para conservación y restauración del fondo, entre otros.