María Luisa Almiñana en el juzgado por el "Caso Maquillaje". | S. Amengual

0

El juez instructor del 'caso Maquillaje' decretó ayer prisión provisional comunicada para la administradora única y apoderada de Vídeo U, sociedad relacionada con la comunicación audiovisual, María Luisa Almiñana, eludible con una fianza de 100.000 euros, 50.000 euros menos de lo que solicitaba el fiscal.

También, el titular del Juzgado de Instrucción 2 de Palma, Juan Ignacio Lope Sola, ha ordenado la retirada de su pasaporte, en caso de que Almiñana deposite la fianza, en un plazo que expira el lunes a las 14.00 horas. Esta misma medida, la retirada del pasaporte, fue decretada para su ex pareja Miguel Oliver, socio de Vídeo U, después de que ambos declararan ayer en calidad de imputados asesorados por el abogado José Ignacio Herrero.

María Luisa Almiñana está imputada en el 'caso Maquillaje', la supuesta trama empresarial orquestada en torno a subvenciones millonarias otorgadas por el Consell de Mallorca en la anterior legislatura, por los delitos malversación de caudales públicos y falsedad documental.

Miguel Oliver, por su parte, está inculpado por el delito de malversación de caudales públicos.
El juez justifica la imposición de medidas cautelares en el caso de María Luisa Almiñana «por los informes policiales y de la Agencia Tributaria aportados a la causa», y porque «ha recibido numerosas subvenciones que adolecen de graves irregularidades». En ese contexto, el auto cita el programa radiofónico Temps d'Esport, por el que Studio Media, a través de Ona Mallorca, facturó a Vídeo U 120.000 euros, pero que no se llegó a emitir, según las declaraciones testificales ante la policía.

La administradora de Vídeo U había declarado ante el juez que «nunca» pensó que con las subvenciones «pudiera haber algo extraño». Su abogado recurrió las medidas cautelares contra su cliente, pero el juez rechazó esos argumentos ante «la eleveda pena que podría corresponderle por los delitos mencionados», y porque «existe riesgo de fuga». En el caso de Miguel Oliver, éste explicó en su declaración qu dejó de ser socio en Vídeo U, tras serle detectado un cáncer de esófago, y que percibió por la venta unos 40.000 euros anuales durante seis años. Más tarde, volvió al accionariado de Vídeo U a través de una sociedad.